El lado más oscuro de la muerte de Kobe Bryant, un año después en su entorno familiar

El fallecimiento de la estrella de la NBA no sólo generó un importante revuelo en los fans, también en su familia desde el punto de vista legal y económico

El lado más oscuro de la muerte de Kobe Bryant, un año después en su entorno familiar "Foto: Entertainment Tonight"
El lado más oscuro de la muerte de Kobe Bryant, un año después en su entorno familiar "Foto: Entertainment Tonight"

Hace 365 días, Kobe Bryant dijo adiós a este mundo. Demasiado pronto para despedirnos de una de esas figuras que tantas noches nos develó, nos robó nuestro sueño. Kobe ya no estaba, tampoco su hija Gianna ni las otras 6 personas que viajaban en el mismo helicóptero, pero los problemas no habían hecho más que empezar en su familia.

Nada, pero absolutamente nada, puede ser comparable en esta vida al sentimiento de la pérdida de una pareja y una hija. Probablemente, esta sea una de las peores sensaciones del mundo, y es la que le tocó vivir a Vanessa Bryant desde el 26 de enero de 2020.

Su sonrisa permanente, su visión externa de la familia ideal y su actitud positiva no eran más que corazas que poco a poco han ido decayendo, como hemos podido comprobar un año después. Y es que, durante estos largos y duros 365 días, los problemas legales y familiares se han disparado en la vida de los Bryant.

4 frentes judiciales abiertos

- Primero fue el problema de la inclusión de su hija Capri en el testamento. Con sólo 7 meses, la menor de las hijas de los Bryant no estaba incluida en el reparto de la herencia del ex de Los Ángeles Lakers. Vanessa Bryant quería incluirla y el asunto aún no se ha finiquitado.

- Dos demandas interpuestas. Una a la empresa que gestionaba el helicóptero con el que se produjo el accidente (por negligencia del piloto) y otra a la oficina del sheriff de California (por realizar fotos del accidente y difundirlas a sus allegados).

- Otra apertura judicial con su propia madre. Al parecer, la madre de Vanessa la denunció por impagos acordados a la hora de hacerse cargo de sus propias nietas. Realmente surrealista.

En definitiva, un año más de dolor, de sufrimiento y de pena para Vanessa Bryant y sus hijas. Un cúmulo de sentimientos negativos que resulta muy difícil sobrellevar, pero que se torna aún más complicado cuando suceden todo este tipo de hechos denunciables. En conclusión, que os echamos de menos, Kobe Bryant, Gianna, y a los demás.

Comentarios recientes