Los defectos en el juego de Zion Williamson que, de ser solventados, le llevarían a la élite absoluta de la NBA

El center de New Orleans Pelicans muestra una versión cada vez mejor en su juego y en su adaptación a la liga, pero puliendo estos detalles sería imparable

Los defectos en el juego de Zion Williamson que, de ser solventados, le llevarían a la élite absoluta de la NBA "Foto: Forbes"
Los defectos en el juego de Zion Williamson que, de ser solventados, le llevarían a la élite absoluta de la NBA "Foto: Forbes"

Que Zion Williamson es una estrella emergente de la NBA es algo indiscutible. Un jugador que, lesiones aparte, desde su llegada a la liga ha dejado su impronta en cada partido, ofreciendo un excelente rendimiento a valorar ya en el presente pero que abre todas las expectativas pensando en el excelso futuro del pívot de New Orleans Pelicans.

Sus números están siendo brutales y las sensaciones de su rendimiento aún mejores, pero lo mejor de todo es que esa superioridad y ese dominio interior que caracteriza el juego de la bestia de Duke ofrece atisbos de que aún podría ser mayor si se añaden una serie de registros al juego del pívot.

Los defectos a mejorar

Físicamente, Zion Williamson es imparable. Y, además, ese físico sustenta como contrapunto a todo su talento a la hora de anotar y suponer una amenaza para las defensas rivales. Pero, ¿qué puede mejorar el pívot en su juego para acabar de ser determinante en la absoluta élite de la liga?

- El exceso de bote sin seguridad: un jugador tan grande no puede arriesgarse a quedar emparejado con un defensor más hábil y que este le robe el balón, algo que le ocurre mucho al jugador cuando va abajo. Mucha fuerza, pero poca precisión.

- El lanzamiento exterior: su amenaza en los últimos metros es bestial, pero sus defensores no temen un lanzamiento de más allá de 3 metros del jugador. Y eso resta capacidad de sorpresa a su ataque.

- La fragilidad defensiva: pese a que su envergadura y su potencia son cualidades que deberían ayudarle en el rendimiento defensivo, la realidad es que hoy por hoy no hablamos de un defensor fiable.

- La tendencia a las lesiones: fortalecer las zonas dañadas y evitar riesgos innecesarios, además de la necesaria fortuna, es la fórmula idónea para que no tenga que volver a perderse un largo periodo de tiempo por inactividad.

Comentarios recientes