Pau Gasol, una eterna leyenda con un dilema por resolver

El barcelonismo quiere que continúe una temporada y ha demostrado estar en muy buena forma para afrontar la cita olímpica en Tokio este verano.

Pau Gasol, incógnita continuidad. Foto: gettyimages
Pau Gasol, incógnita continuidad. Foto: gettyimages

"Quizá este sea mi último partido en el Palau". Con esas lapidarias palabras avisaba Pau Gasol del carácter especial que podía tener el duelo en el que el FC Barcelona acabó proclamándose campeón de la Liga Endesa. El aficionado blaugrana llevaba muchos años soñando con el retorno del hijo pródigo como para que ahora, justo cuando pueden empezar a poblarse las gradas de entusiastas aficionados que jaleen al mejor jugador español de todos los tiempos, Pau decida marcharse. Ha pasado por una auténtica odisea hasta volver a sentirse jugador y su capacidad para ser importante en la cancha es innegable. Desde que aterrizó, se le ha visto más rápido y ágil de lo esperado, pero sobre todo, con una inteligencia de juego que le permite ser un jugador destacado en el baloncesto FIBA.

La meta era jugar minutos de calidad para probarse físicamente y recuperar el ritmo competitivo necesario de cara a los Juegos Olímpicos de Tokio, la gran cita marcada a rojo en el calendario como una posible retirada del pívot de Sant Boi. Es evidente que jugar sus últimos minutos con la camiseta de la selección y teniendo la oportunidad de luchar por medallas sería un sueño hecho realidad, pero quizá Gasol se haya sorprendido a sí mismo de sus buenas sensaciones físicas y capacidad para influir en el juego de su equipo, y decida continuar una temporada más. Ha sabido aceptar su rol en el equipo blaugrana, conoce perfectamente al entrenador, Sarunas Jasikevicius, y tanto esfuerzo invertido para solo unos meses de competición puede saber a poco.

Pau Gasol debería jugar un rol importante en la selección española, pero ¿qué pasará después?

Eso es lo que esperamos todos, independientemente del equipo al que sigamos. Pau Gasol es historia viva del deporte español, un jugador de talento inconmensurable y valores intachables dentro y fuera de la pista que sirven de inspiración a millones de personas en todas partes del planeta. Lo hecho por Wade en su última temporada en la NBA podría servir como ejemplo para lo que todos los aficionados españoles al baloncesto anhelan; la posibilidad de ir a la cancha de su equipo para ver una última vez en directo al jugador que lo cambió todo, al hombre sobre el que nadie tiene una mala palabra y que nos ha emocionado con su juegoy entrega durante años. No te vayas todavía Pau, te necesitamos.

Comentarios recientes