Milwaukee Bucks y una gerencia deportiva impecable

Analizamos las decisiones tomadas en cuanto a fichajes esta temporada para rodear de la mejor manera posible a Antetokounmpo y construir un equipo campeón.

Milwaukee Bucks, campeones NBA 2021. Foto: gettyimages
Milwaukee Bucks, campeones NBA 2021. Foto: gettyimages

Para alcanzar el paraíso hay que hacer un trabajo duro y muy estratégico desde las oficinas. Lo saben bien los Milwaukee Bucks, que se toparon en el NBA Draft 2013 con un jugador repleto de potencial, pero con muchos interrogantes. Giannis Antetokounmpo tenía muy poca experiencia y un físico claramente inmadura cuando llegó a la NBA, pero los de Wisconsin apostaron por él y pronto se dieron cuenta de que tenían un diamante en bruto, con la misión de pulirlo adecuadamente. A medida que el griego se fortalecía y mejoraba su juego, la gerencia deportiva trabajaba para encontrar la mejor manera de rodear a su jugador estrella, con unas particularidades tan especiales.

Respecto al equipo con el que los Bucks perdieron en los playoffs NBA 2018, hay pocas piezas reconocibles. Khris Middleton ya era el segundo espada, pero el papel de estrella de Malcolm Brogdon parecía ineludible, así como las ganas de desarrollar a un prometedor Thon Maker. Sin embargo, los de Wisconsin tomaron decisiones valientes ese verano que les llevaron a conformar una plantilla en 2019 que supuso la puesta de cimientos en el edificio hacia el título.

El puesto de base ha tenido los cambios más importantes

Llegó un pívot intimidador y tirador como Brook López, que abrió huecos a Giannis y mostró cuál era el camino idóneo para construir una dinastía. El afán por incorporar tiradores como Ilyasova, Korver y Mattews, no tuvo tanto éxito como la incoporación de jugadores físicos de perímetros, como Donte Di Vincenzo y Pat Connaughton, que han acabado siendo fundamentales en el éxito del equipo. Pero si hay una posición en la que se han tomado decisiones clave y arriesgadas es en la de base. Prescindir de Brogdon pareció una auténtica herejía, sobre todo, viendo cómo su sustituto, Eric Bledsoe no cumplía con las expectativas. Sin embargo, de cara al 2021 fue magistral el fichaje de Jrue Holiday, que cambió toda la dinámica.

Y es que fue la pretemporada del 2020 cuando se produjeron decisiones más acertadas desde la gerencia, al fichar a un jugador clave en la conquista del anillo, como ha sido Bobby Portis, y a un base como DJ Augustine que les permitió hacer un movimiento estelar a mitad de temporada: prescindir de él y otras piezas para fichar a PJ Tucker. El veterano ala-pívot ha sido determinante en los dos lados de la cancha para permitir que Milwaukee Bucks cierre el círculo y se proclame campeón de la NBA. Solo queda por ver si son capaces de mantener esta clarividencia estratégica con el fin de implantar un dominio a largo plazo en la mejor liga del mundo.

Comentarios recientes