Los números no hacen a LeBron James GOAT

Michael Jordan sigue siendo el más grande y tenemos argumentos de sobra para demostrarlo que van más allá (o no) de las estadísticas

Lebron James y Michael Jordan, dos de los mejores de la historia.
Lebron James y Michael Jordan, dos de los mejores de la historia.

Esto no es más que un artículo que trata de adelantarse un año. No es más que un periodista tratando de no ser ventajista. Tratando de no vender su opinión en el momento en el que la notica salte. Tratando de analizar, con distancia, lo que dentro de un año va a suceder.

Es simple. En un año, como mucho, LeBron James se va a convertir en el máximo anotador de la historia de la NBA. Así de simple. Y, como es lógico, muchos dirán que ‘The King’ es el GOAT. Es decir, que merece ser considerado el mejor jugador de la historia de la NBA.

Sin embargo, no debería ser un dato clave. Michael Jordan consiguió ese título honorífico por otras razones. No por ser el máximo anotador, ni el que más títulos consiguió. Fue por mucho más que eso.

Y es que precisamente el hombre al que LeBron está a punto de adelantar, Kareem Abdul-Jabbar, ha sido históricamente ninguneado.

Pasado a un segundo plano. Los Lakers de los ochenta fueron de Magic Johnson, no de Kareem. Sus reivindicaciones sociales fueron silenciadas. Fue (y sigue siendo), en general, ninguneado. Así, Kareem lleva siendo máximo anotador de la historia casi cuatro décadas. Fue cinco veces campeón (incluyendo una vez, la primera, con Milwaukee Bucks). Es el mejor jugador de la historia de la NCAA. Fue un ídolo de masas. Apareció en ‘Aterriza como puedas’. Y nada… No merece estar en la discusión para casi nadie.

Conclusión

Así, no vemos que LeBron, simplemente por superar a alguien que no merece estar en la discusión, merezca superar a Michael Jordan. De hecho, acaba de superar a Karl Malone, otro jugador poco valorado en general al no ganar un campeonato. Es algo que no valora con respecto a Michael Jordan. Ganó campeonatos contra el mejor asistente de la historia y el tercer máximo anotador de la historia. En su equipo de toda la vida. Sin tener que cambiarse. En fin, como digo, cuestión de gustos. Cuestión de opiniones. Pero que nadie se deje llevar de repente por los números. No se tuvieron antes en cuenta. O hasta ahora, mejor dicho.

Comentarios recientes