Los 5 jugadores con más opciones de convertirse en estrellas en 2024

Desvelamos qué nombres habrá que vigilar esta temporada NBA ante la posibilidad de que den un enorme salto cualitativo y alcancen el nivel All Star.

Diego Jiménez Rubio | 24 Jul 2023 | 13:27
facebook twitter whatsapp Comentarios
Tyrese Maxey, posible All Star. Foto: gettyimages
Tyrese Maxey, posible All Star. Foto: gettyimages

Se avecina una temporada NBA apasionante en 2024, donde encontramos jugadores jóvenes repletos de potencial que pueden explorar sus límites y convertirse en hombres de rango All Star, capaces de cambiar la dinámica de la liga.

Pocos retos hay más ilusionante en el deporte que estar ante el punto de no retorno en tu carrera profesional, ese instante en el que debes decidir si eres un buen jugador o una auténtica estrella. Son varios los candidatos a alcanzar este estatus en la temporada NBA 2024 y conviene repasar algunos de los que más proyección presentan. Sus equipos pueden verse enormemente beneficiados de su presumible salto de calidad, que cambiaría el paradigma de la competición.

Uno de ellos es Tyrese Maxey. Desprovisto de la presencia de Harden, este eléctrico base asumirá un protagonismo mucho mayor y podrá jugar con libertad en pos de demostrar su valía. Su entendimiento con Embiid mejorará y será algo más que un revulsivo ofensivo. Otro base, como Cade Cunningham, tiene todo para hacer números esplendorosos con los Pistons y crecer enormemente en cuanto a influencia estadística. Una situación similar tiene Jabari Smith, que gozará de gran libertad en los Rockets.

Maxey y Barnes son las apuestas más seguras

Otro de los hombres en torno a los cuales hay menos dudas de su valía es Scottie Barnes. Después de estar opacado por jugadores más consolidados, el proceso de reconstrucción en el que se sumirán los Raptors le dará muchas más posibilidades de ser protagonista y evolucionar en muchos aspectos del juego. El quinto en discordia sería Shaedon Sharpe, cuyas sensaciones de rookie fueron majestuosas y tendrá la opción de brillar enormemente en unos Blazers desprovistos de presión competitiva.