Milwaukee Bucks anuncia el plan de construcción de su nuevo estadio

Al nuevo complejo se le estima un valor de 500 millones de dólares y se construirá en el centro de la ciudad en un plazo de diez a doce años.

Milwaukee Bucks ya está listo para que las cosas alcancen el siguiente nivel.



La franquicia ha dado a conocer los planes para un nuevo proyecto sobre un complejo en el centro de Milwaukee, al norte del BMO Harris Bradley Center donde juega ahora y que fue inaugurado en 1988, siendo la segunda cancha sin renovar más antigua de la NBA. El pabellón sería demolido para dar paso al nuevo proyecto.



"Representa la visión de los propietarios para crear unas instalaciones de destino de clase mundial y que revitalizarán el centro de la ciudad y estimularán su crecimiento como el de toda la región", dijo Brad Clark, diseñador jefe del grupo Populous, el encargado de la obra.



"El objetivo es diseñar un símbolo duradero para todo Wisconsin, acorde con la arquitectura de Milwaukee y el espíritu innovador con la belleza del estado".




Según los informes, el proyecto contará con 17.000 asientos, una plaza pública de unos 200 metros cuadrados y un aparcamiento público.



Se espera que el desarrollo del mismo se produzca en 10 o 12 años, y podría incluir también estructuras de oficinas, entretenimiento, comercio minorista e incluso hotelero.



"No sólo estamos creando un nuevo hogar para los Bucks sino también una atracción de 365 días para los residentes en Milwaukee", dijo Peter Feigin, presidente de Milwaukee Bucks. "Estamos muy contentos de compartir nuestra visión de futuro a medida que trabajamos con nuestros socios locales y estatales para llegar a un plan viable. Este esfuerzo colectivo va a crear un efecto dominó de crecimiento, el desarrollo y la transformación de la totalidad de la comunidad y de la región".



Con la esperanza de intentar evitar usar el dinero de los contribuyentes, Scott Walker, gobernador de Wisconsin, presentó un plan mediante el cual 220 millones de dólares en bonos del Estado se destinarán al proyecto, una cifra que afirma que llega de los impuestos sobre los ingresos de los propios jugadores y de los equipos visitantes.



Los propietarios de los Bucks Wes Edens y Marc Lasry también prometieron una inversión adicional de 150 millones de dólares, y el ex propietario Herb Kohl también se comprometió a aportar otros 100 millones, dejando a la ciudad un coste estimado de unos 30 millones de dólares que faltan por rellenar para un proyecto que está estimado en 500 millones de dólares.

Comentarios recientes