Golden State Warriors alcanza la Final de la NBA por primera vez en cuarenta años

Los Warriors certificaron la victoria en la Conferencia Oeste en el quinto partido frente a Houston y se las verán con los Cavaliers la próxima semana.

Golden State Warriors volverá a disputar unas Finales de la NBA cuarenta años después de que lo hiciera por última vez.



El mejor equipo de la Conferencia Oeste se proclamó campeón de la misma la pasada madrugada, golpeando históricamente a unos Rockets (104-90) en el quinto partido para enfrentarse el próximo lunes a LeBron James y los Cleveland Cavaliers.



Houston intentó hacer las cosas interesantes, manteniéndose cerca en el marcador durante casi todo el partido pero una mala noche en el tiro (35% en TC, 20.8% en T3) además de numerosas pérdidas decantaron finalmente la balanza.



Golden State volvió a ser testigo por segunda noche consecutiva de cómo una de sus estrellas tenía que abandonar el partido. Esta vez fue Klay Thompson quien se llevó un rodillazo de Trevor Ariza teniendo que retirarse en el último cuarto del partido.



Pero Thompson, que anotó 20 puntos en tan sólo 22 minutos, confirmó que se encontraba bien tras el partido, aunque de todas formas su equipo tendrá casi una semana completa para descansar antes del enfrentamiento contra los Cavs.



A pesar del resultado final, Houston se mantuvo cerca hasta el final, llegando a estar a tan sólo seis puntos al comenzar el último cuarto.



Tras ser noqueado Thompson, parecía que Houston tenía una oportunidad para llevarse el partido. Pero apareció una de las estrellas no anunciadas de los Warriors esta temporada, Harrison Barnes, para hacerse cargo.



En dos minutos, Barnes anotó nueve puntos que hicieron que la ventaja de ocho puntos de su equipo aumentara a quince y se convirtiera en insalvable durante el resto del partido.




Stephen Curry tuvo una noche fría en el tiro, con apenas un 7 de 21 en lanzamientos y 3 de 11 en triples. Thompson, por su parte, tuvo que sentarse pronto por la acumulación de faltas en el tercer cuarto. Draymond Green fue un festival de tiros errados (3 de 15), fallando también sus cinco intentos de triple y perdiendo tres balones.



En medio del caos, Barnes fue la fuerza estabilizadora de Golden State. Anotó 13 puntos en el último cuarto y acabó con 24 en total y 7 rebotes, además de un 10 de 20 en tiros.

Comentarios recientes