Recordando a Oscar Robertson

Hoy cumple 77 años el único jugador en la historia de la NBA que fue capaz de promediar un triple-doble a lo largo de una misma temporada.

Oscar Robertson / NBA
Oscar Robertson / NBA

Oscar Robertson, conocido en el mundo de la NBA como 'Big O', es la norma y punto principal de referencia para todo jugador definido como "all-around." Estadísticamente, uno no necesita mirar más allá de sus registros en su segundo año en la liga para comprender el gran impacto que Robertson causó con su aterrizaje en la liga: 30.8 puntos, 12.5 rebotes y 11.4 asistencias por partido, unos promedios a triple-doble por partido a lo largo de toda una temporada que otras estrellas de la liga como Magic Johnson, Larry Bird, Michael Jordan o LeBron James no han podido lograr.

Durante sus 14 años de carrera en la NBA repartidos entre sus etapas en Cincinnati y Milwaukee, Robertson se convirtió en el base más anotador en la historia de la NBA tras acumular un total de 26.710 puntos, un registro que sigue vigente a día de hoy. El más cercano a él fue Jerry West (25.192), mientras que entre los jugadores en activo ninguno ha sobrepasado la barrera de los 20.000 puntos, con Jason Terry (18.044) y Tony Parker (17.196) como los mejor situados.

Su promedio anotador a lo largo de su carrera ascendió hasta los 25.7 puntos, el sexto mayor registro en la historia de la NBA, alcanzando los 30 tantos por encuentro en seis temporadas. Aunque, posteriormente, sería superado por John Stockton y Magic Johnson, algunos sostienen el mayor métito de las 9.887 asistencias de Big O, en una época donde el pase de canasta disponía de mucho menos crédito que en la actualidad. Robertson también promedió 7.5 rebotes en el global en la liga, liderando en una ocasión a su equipo en rebotes, hazaña singular y encomiable para un jugador que ocupaba la posición de base.

Pero, ¿realmente fue tan bueno Robertson? El legendario ex-entrenador y ex-directivo de Boston Celtics, Red Auerbach, mito singular de la NBA poco dado a los elogios, no dudó en reconocer el gran talento del jugador. "Es tan bueno que me asusta." Por su parte, su ex-compañero, miembro del Hall Of Fame y de la prestigiosa lista de los 50 mejores jugadores en la historia de la NBA Jerry Lucas afirmó con rotundidad que "sigue siendo el jugador más completo que ha dado el mundo del baloncesto."

Su pasión por el baloncesto comenzó bien pronto en un barrio marginal de Indianápolis, donde tuvo que sobrevivir a la pobreza y el racismo como bien pudo mientras aprendió a jugar a baloncesto con una pelota de baloncesto casera a base de pelotas de tenis envueltas con trapos y tiras de gomas, y una cesta de melocotones.

Durante su etapa en el instituto y, posteriormente, en la Universidad de Cincinnati, Robertson recopiló capítulos racistas y galardones individuales y títulos colectivos a partes iguales. En la Crispo Attucks High School, el jugador recaló en un instituto 'reservado' solo para negros, sin gimnasio, y en un equipo contra el que los colegios con equipos 'blancos' se negaban a jugar. Hasta que llegó Robertson. Bajo el férreo aprendizaje del entrenador Ray Crowe, Big O y su equipo conquistaron dos títulos estatales consecutivos con un registro global de 62-1.

La brillantez e insultante superioridad en la cancha del base continuó durante su periplo universitario, convirtiéndose en el primer jugador negro que defendía la camiseta de los Bearcats. Fue máximo anotador de la NCAA en tres ocasiones y tres veces galardonado con el premio al Mejor Universitario del Año tras liderar a su equipo a dos Final Four. Su próximo paso, la NBA.

En el Draft de 1960 fue elegido indudablemente en el primer puesto por los Cinccinati Royals (actuales Sacramento Kings), franquicia de la que, a día de hoy, sigue siendo líder en varios apartados estadísticos como puntos totales anotados, minutos disputados, lanzamientos intentados y anotados, tiros libres intentados y anotados, asistencias, Win Shares y PER.

Aunque brilló individualmente hasta el año de su retirada, su primer título de campeón de la NBA tardó en llegar, exactamente hasta 1971. Junto a jovencísimo Kareem Abdul-Jabbar, Robertson y sus Bucks dominaron la competición con un 66-16 en regular season. En las Finales, Milwaukee arrolló a los Baltimore Bullets por un 4-1, incluyendo un cuarto partido en el que barrieron a su rival por 52 puntos de diferencia (99-151). Aquella temporada, Abdul-Jabbar lograría el MVP de la temporada y Robertson sería incluido en el Segundo Quinteto de la temporada.

A lo largo de su carrera, 'Big O' disputó doce All-Star Game de manera consecutiva, fue incluido en nueva ocasiones en el Mejor Quinteto, ganó un premio al MVP de la temporada (1963-64) y fue nombrado Rookie del Año tras disputar más de 1.000 partidos. Posteriormente, sería incluido en el Hall Of Fame en 1979 y en la prestigiosa lista de los 50 mejores jugadores de todos los tiempos.

1. Ir a Bet365

Ir a Bet365

2. Abre tu cuenta

Abre tu cuenta

3. Ver partido

Ver partido

Todo lo que necesitas es una cuenta con fondos - 18+