Kurt Rambis atiza a Fisher: "No supo enseñar los principios del triángulo ofensivo"

El entrenador de los Knicks ha acusado a Fisher de no haber sabido transmitir con claridad los principios básicos del triángulo ofensivo.

Los New York Knicks alcanzaron el ecuador de la temporada con un respetable récord de 20-20 y las aspiraciones de clasificarse para los Playoffs intactas tras dos años de ausencia. Bajo el mandato de Carmelo Anthony y la revolución del rookie Kristaps Porzingis, la franquicia neoyorquina parecía preparada para dejar atrás la mala dinámica de las últimas temporadas.

Desde entonces, la situación cambió totalmente de tercio transformándose en un auténtico desastre tras perder 28 de los siguientes 39 partidos. La primera gran víctima, al menos de momento, en pagar los platos rotos fue el ya ex-entrenador Derek Fisher, a quien sustituyó en calidad de interino Kurt Rambis.

Respaldado por la figura de Phil Jackson, Rambis no ha dudado en lanzar un dardo a Fisher, acusándolo de no saber transmitir los valores y principios del triángulo ofensivo.

"Si quieres enseñar algo y que los jugadores realmente lo aprendan, tienes que lograr sumergirte en ello. Ésto, probablemente, sirve para cualquier cosa. Y no ha sucedido hasta el momento. Si no conseguimos transmitir estos conocimientos y hacerlos parte de nosotros, es imposible poder desarrollarlos y aprender a trabajar con ello", explicó Rambis ante los medios de comunicación.

Por su parte, Derek Fisher apenas tardó en defenderse de las palabras de su homónimo y afirmó que su mal aplicación del triángulo defensivo es resultado de la dificultad del mismo para ser utilizado como sistema ofensivo. Algo con lo que, al parecer, tampoco está de acuerdo Rambis.

"No es un sistema difícil. Es como aprender algo nuevo. Solo tienes que abrir tu mente y ser receptivo. Es lo realmente importante. Es un sistema que da grandes resultados si se ejecuta de la manera que debe ser ejecutado. Y para eso hay que saber enseñarlo."

Si nos fijamos estrictamente en las estadísticas, podemos afirmar que la presencia del propio Rambis tampoco ha ayudado notablemente a la mejoría del equipo. Desde su llegada, los Knicks se han situado como el quinto peor ataque de la liga y las dificultades para comprender el triángulo continúan igual de presentes.

Comentarios recientes