Tom Thibodeau asalta el United Center en su regreso a Chicago

Minnesota Timberwolves, con un doble-doble de Ricky Rubio, fue capaz de remontar una desventaja de 20 puntos para acabar ganando 99-94.

19 meses después de dirigir su último partido con los Chicago Bulls, Tom Thibodeau regresó anoche al United Center, que no olvidó los buenos años que el técnico les dio y le tributó una gran ovación de bienvenida. Eso sí, una vez comenzó el partido los Minnesota Timberwolves de Thib no tuvieron compasión y se llevaron la victoria por 99-94.

Y no se la llevaron de cualquier manera, si no que lo hicieron después de ir perdiendo de 20 puntos, ya que los Chicago Bulls empezaron ganando el partido con un parcial de 6-26. Pero a partir de ahí Tom Thibodeau y sus Minnesota Timberwolves supieron cambiar el decorado de la noche, para desde ese momento endosar un parcial total de 93-68 que fue demoledor.

Buena parte de la responsabilidad en la victoria la tuvo el español Ricky Rubio, que con un doble-doble de 11 puntos y 10 asistencias, a los que añadió 5 rebotes para completar una de sus mejores actuaciones de la temporada para el base, que no acaba de encajar en los esquemas de Thibodeau.

Eso sí, la clave de la noche estuvo en la actuación del particular Big Three de los Wolves, es decir Towns, Wiggins y LaVine. Y es que Zach LaVine se fue hasta los 24 puntos, 6 rebotes y 6 asistencias, Andrew Wiggins hasta los 23 puntos y 9 rebotes, y Karl-Anthony Towns hasta los 16 puntos, 12 rebotes y 3 tapones.

Una importante victoria la lograda por unos Minnesota Timberwolves que están decepcionando esta temporada con un balance de 7-18, que les permite romper la racha de 4 derrotas consecutivas. "Necesitábamos una victoria", dijo tras el choque Tom Thibodeau, que no entró a valorar el haberla conseguido ante su ex equipo.

Por su parte, los Chicago Bulls siguen mostrando dos caras, algo ya habitual en lo que llevamos de temporada. Anoche esas dos caras se vieron durante el mismo partido, ya que de un arranque aplastante se pasó a la impotencia de verse remontado y superado ante su público por uno de los peores equipos de la NBA. La impotencia y frustración de los Bulls se reflejó en la expulsión de Dwyane Wade en el último minuto del partido.


Comentarios recientes