Golden State Warriors se vuelve a exhibir para poner el 2-0 en el regreso de Kerr

Stephen Curry, con un triple-doble, y Kevin Durant volvieron a ser los líderes de la victoria de Golden State Warriors por 132-113.

Han pasado 72 horas desde el primer partido de Las Finales, pero la historia y el guión no ha cambiado absolutamente nada: unos Golden State Warriors imparables cuando alcanzan su máximo nivel y unos Cleveland Cavaliers impotentes ante tal exhibición y echando de menos a más actores que se sumen al reparto.

Y de nuevo los principales protagonistas de la victoria de los Golden State Warriors han sido Stephen Curry, con un triple-doble (31 puntos, 11 asistencias y 10 rebotes) y un omnipresente Kevin Durant (33 puntos, 13 rebotes, 6 asistencias y 5 tapones). Ni el gran partido de LeBron James (29 puntos, 14 asistencias y 11 rebotes), con un nuevo triple-doble que sumar a su cuenta en Las Finales (ocho en su carrera) ha sido suficiente para Cleveland Cavaliers.

Además de los protagonistas sobre el parqué, el otro gran protagonista de este segundo partido ha sido Steve Kerr. El técnico de los Golden State Warriors ha podido por fin volver a los banquillo tras estar más de un mes alejado de los mismos por problemas de salud. Y sus pupilos, en su regreso, le han regalado una victoria con una nueva exhibición.


Cleveland Cavaliers era perfectamente consciente de que iba a tener que subir su nivel para arrancar un triunfo del Oracle Arena, y lo cierto es que en los primeros minutos del choque lo hizo, tal y como reflejo el 3-9 con el que se inició el partido. Pero ese efecto inicial tan solo duró unos minutos, ya que cuando Golden State Warriors entró en calor se puso a mandar el marcador y a machacar constantemente el aro rival. Al final del primer cuarto el 40-34 reflejaba igualdad, pero también que se estaba jugando al ritmo que más interesaba a los de Steve Kerr.

Pero esas sensaciones de los locales se esfumaron en el segundo cuarto, donde las perdidas de balón de los de la Bahía pasaron a ser las protagonistas. Aun así, pese a su mal juego y a acumular 13 pérdidas en la primera mitad, los Golden State Warriors supieron ingenierselas para ir siempre arriba y llegar al descanso con un 67-64.

En el primer partido el tercer cuarto fue el decisivo, en el que los Golden State Warriors rompieron el partido para sellar el triunfo. Una historia que se volvió a repetir hoy en el Oracle Arena. Desde la defensa, liderada por un enorme Kevin Durant, los de la Bahía acumularon un +11 (35-24) en este cuarto. El 102-88 no era para nada definitivo, pero las sensaciones transmitidas si lo eran.

Y es que la impotencia de Cleveland Cavaliers a lo largo del partido se vio especialmente en este último cuarto. Los de Tyronn Lue lo intentaban, pero ante unos Golden State Warriors imparables, con mil formas de hacer daño, es prácticamente imposible. La ventaja en el marcado no solo no descendió, si no que aumentó y Tyronn Lue sacó la bandera blanca a falta de más de tres minutos retirando del partido a LeBron James, Kyrie Irving y Kevin Love.

132-113 final y la serie que se marcha a Cleveland con un claro 2-0 para los Golden State Warriors. Cierto es que el año pasado también se fue con este marcador, pero este año hay un factor diferencial: Kevin Durant. Todavía quedan muchas Finales por delante y todo puede cambiar, pero la sensación es que los de la Bahía están a un nivel inalcanzable para cualquier rival, incluido los Cleveland Cavaliers.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes