La Bomba Navarro, un jugador inigualable

Hay jugadores que marcan una época y otros que marcan la historia de un deporte. El de San Feliu de Llobregat ha sido capaz de hacer las dos cosas

Juan Carlos Navarro, en uno de los últimos partidos con el Barça. Foto: Getty.
Juan Carlos Navarro, en uno de los últimos partidos con el Barça. Foto: Getty.

La influencia de Juan Carlos Navarro en el baloncesto español y en el FC Barcelona Lassa no se explica sólo con títulos (35 en 20 años). Tampoco con premios personales (MVP de ACB y Euroliga en varias ocasiones). Ni siquiera se explica con su capacidad para lanzar de tres o para penetrar. Se explica con el vacío que va a dejar tras su marcha. En lo deportivo y en lo emocional.

Lo que este 'pequeño' jugador de San Feliu de Llobregat ha logrado hacer en los últimos veinte años, con su físico de algo más de 1,90 y apenas 80 kilos tiene un mérito increíble que sólo se explica con dos palabras: talento y trabajo.

El talento le permitió explotar con apenas 18 años en el Barça, el club de su vida, y el trabajo le ha permitido mantenerse competitivo en el club culé y en la Selección Española hasta los 38. Sus penetraciones, sus famosas 'bombas', sus triples y sus asistencias son ya parte de la historia del basket español y europeo. Sin miedo hay que decir que, junto a Bodiroga, se trata del mejor jugador de la historia de la Euroliga.

Pese a su físico, se aventuró a ir a la NBA, y a diferencia de otros que no lograron adaptarse, jugó una más que digna temporada en un equipo descompuesto como lo eran aquellos Memphis Grizzlies de la temporada 2007/08, el de la transición entre los dos hermanos Gasol. Hizo bien. Probó, vio que podía, y se volvió.

Y volvió para demostrar que era (y es) el mejor jugador de la historia del FC Barcelona Lassa. Que no es poco. Para convertirse en el máximo anotador de la historia de la Euroliga. Para seguir ganando títulos y medallas con España. Para ser, en muchos casos, más decisivo que Pau Gasol con la Selección. Para demostrar que el baloncesto es mucho más que altura. Mucho más que músculo. Mucho más que centímetros. El baloncesto es simplemente Juan Carlos Navarro. ¡Gracias por todo, crack!.

Comentarios recientes