Antetokounmpo, Simmons, DeRozan: los últimos antisistema

En esta temporada, en la que el triple es el rey de la competición, todavía quedan algunos rebeldes que se niegan a ser sometidos al tiro exterior 

Giannis Antetokounmpo es defendido por Ben Simmons.
Giannis Antetokounmpo es defendido por Ben Simmons.

Pese a que la gran mayoría de la liga ha seguido este modelo de amor hacía el triple, aún existen algunos equipos y jugadores que se resisten a abusar y vivir por y para él. Estos son los últimos supervivientes de un modelo que cada vez está más en desuso. Sin embargo, los protagonistas de este análisis demuestran que, pese a no seguir el estilo dominante, pueden triunfar en la liga.

El primer ejemplo de la posibilidad de tener éxito sin usar de forma excesiva el lanzamiento exterior son los San Antonio Spurs. Los pupilos de Greg Popovich son de los que menos triples lanzan en toda la NBA, con un promedio de 25,2 tiros de tres intentados por encuentro. Sin embargo, el conjunto tejano es el que mejor porcentaje de acierto tiene, mostrando que, sí emplean el lanzamiento de tres puntos, pero cuando la situación es la idónea.

Dentro de este equipo se encuentra uno de los “rebeldes” de la liga, DeMar DeRozan, que promedia 21,5 puntos por encuentro lanzando menos de un triple por partido (0,6 triples intentados por partido). Este jugador promedia en toda su carrera (hasta el momento)1,6 lanzamientos de tres puntos intentados por duelo. El ex de los Toronto Raptors es por ello uno de los claros ejemplos de la posibilidad de “sobrevivir” en la competición sin tener buenos números en el triple.

Otra de las grandes estrellas que no posee el lanzamiento de larga distancia entre sus armas más poderosas es Giannis Antetokounmpo. El jugador griego se encuentra entre los máximos anotadores de la competición promediando más de 27 puntos por encuentro (27,4). La producción mayoritaria de estos se debe a las penetraciones que realiza tras aprovechar el nuevo estilo de juego de su equipo, ya que únicamente lanza 2,4 triples por choque al contrario que el resto de grandes estrellas de la liga.

De hecho, si se analiza la tabla de máximos anotadores de la NBA, entre los 20 jugadores que más puntos consiguen sólo Anthony Davis promedia menos lanzamientos exteriores que el All Star de los Bucks. Otra de las curiosidades que se producen con esta situación es que el equipo de Milwaukee es la segunda franquicia que más triples lanza por encuentro, con un promedio de 38,2 lanzamientos exteriores, siendo superados únicamente por los Houston Rockets.

Pero sin ninguna duda el caso más extremo de toda la NBA es Ben Simmons. El jugador de los Sixers se encuentra actualmente en su segunda temporada y ha anotado la friolera cifra de 0 triples hasta el momento. La situación es cuanto menos resaltable, ya que al ser el hombre que sube la pelota del equipo se espera que pueda tener el lanzamiento exterior entre sus virtudes. El australiano, al igual que la estrella griega nombrada anteriormente, basa su juego en las continuas penetraciones a canasta mostrando así su mejor versión cerca del aro.

Estos son algunos de los casos que demuestran que toda regla o método a seguir tiene su excepción o rebelde, ya que cada vez se lanzan más triples llegando a batirse récords a medida que pasa el tiempo. Sin embargo, jugadores como Giannis Antetokoumpo, Ben Simmons o DeMar DeRozan, y equipos como los San Antonio Spurs, muestran que hay vida más haya allá del triple.

Comentarios recientes