Lonzo Ball, en el momento decisivo de su carrera NBA

El joven base de los Pelicans ha sido hasta ahora más célebre por su extrovertida familia que por su rendimiento dentro de las canchas

Lonzo Ball, jugador de los Pelicans.
Lonzo Ball, jugador de los Pelicans.

Lonzo Ball fue elegido en la segunda posición del draft de la NBA en el año 2017 por Los Angeles Lakers y el pasado verano formó parte del paquete de jugadores que fue enviado a New Orleans Pelicans a cambio de Anthony Davis. Se esperaba mucho de él a nivel baloncestístico, pero lo cierto es que en sus dos primeros años en la liga se ha hablando más de su relación con su padre y con hermanos que de su juego.

Es cierto que no le han ayudado las lesiones, pero tampoco se ha salido sobre el parqué como para evitar que las declaraciones de el bocazas de su progenitor no fueran más llamativas que sus tiros o sus asistencias. Ahora, fuera del foco de Los Angeles y (parece ser) alejado de su padre Lavar (con el que parece no hablarse en los últimos meses) está ante la gran oportunidad de comenzar a asentarse en la liga para demostrar lo buen jugador que está llamado a ser.

Aterriza, además, en un equipo cargado de talento que esta primera temporada no va a tener presión. A los Pelicans ha aterrizado el número 1 del draft, Zion Williamson, que le va a quitar todas las portadas, por lo que él debería centrarse en su juego, en mejorar su tiro y en seguir pasando la pelota igual que ha demostrado que puede hacerlo estos dos años.

Está ante su gran oportunidad y no debe desaprovecharla. Los Pelicans han creado un gran equipo que debe jugar muchos partidos de playoffs en el último lustro. Él puede ser el cerebro del mismo. Debe conseguir de que los Lakers se arrepientan de haberle incluido en el traspaso. De no haber tenido un poco más de paciencia con él.

Tiene condiciones para ser un gran jugador, pero debe demostrarlo ya. Muchos son los números 1,2 ó 3 del draft que se han quedado en nada. Lonzo, es tú momento. Ahora o nunca.

Comentarios recientes