Análisis del horror que viven los Warriors esta temporada

La lesión de Stephen Curry, unida a la de Klay Thompson y a la salida de Kevin Durant ha dejado al equipo en cuadro para afrontar la nueva campaña

Klay Thompson, Stephen Curry y Kevin Durant: eran otros tiempos.
Klay Thompson, Stephen Curry y Kevin Durant: eran otros tiempos.

Stephen Curry se fracturó la mano izquierda la pasada madrugada y, a falta de confirmación oficial, seguro que estará bastante tiempo de baja. Esto hace que los Golden State Warriors, que hace unos meses parecían un equipo imbatible que podía batir récord de triunfos en la NBA, hayan pasado a de esa situación a, probablemente, no luchar por meterse en playoffs esta temporada.

Esta es la crónica de una muerte no anunciada de un equipo de leyenda:

Los Golden State Warriors de Steve Kerr han jugado las últimas cinco Finales de la NBA y han ganado tres de ellas. Todo comenzó en la campaña 2014/15. La temporada en la que un equipo liderado por Stephen Curry, Klay Thompson, Draymond Green y Andre Iguodala, jugando un baloncesto tremendo, consiguió ganar a los Cleveland Cavaliers de LeBron James el anillo.

La campaña siguiente, la 15/16, ese mismo equipo consiguió la mejor marca de la historia en una regular season (73 victorias y 9 derrotas). Debido a ello, llegaron cansados a las Finales y acabaron cediendo 4-3 ante los Cavs de LeBron (con Green sancionado en los partidos clave).

Después de esa derrota, en el verano de 2016, ficharon a Kevin Durant, con lo que el equipo se volvió invencible: dos anillos (2017 y 2018) y un baloncesto inolvidable. El inicio de la pesadilla comienza en la temporada 2018/19. Los Warriors son los únicos favoritos para ganar el título. Sin embargo, una serie de circunstancias van a hacer que no lo logren.

Primero, la baja de Kevin Durant en la mayoría de los playoffs. Posteriormente, las dos tremendas lesiones: la de Durant en el Aquiles y la de Klay Thompson en la rodilla. Sin ellos, los Warriors cedieron en las Finales 4-2 ante los Raptors de Leonard, Gasol y compañía.

Ese fue el inicio de la pesadilla. Luego, Kevin Durant decidió marcharse del equipo y André Iguodala fue traspasado a Memphis Grizzlies.

Con Klay Thompson lesionado para muchos meses, Stephen Curry quedaba como la gran esperanza para que este equipo de leyenda, al menos, se metiera en playoffs este año. Sin embargo, su grave lesión de ayer parece que lo va a impedir. Los Warriors están en cuadro. Del famoso quinteto de la muerte: Durant, Iguodala, Green, Curry y Thompson, solo queda Green en estos momentos.

Temporada complicada. La pregunta ahora es saber si es el fin de los Warriors o, por el contrario, cuando Curry y Thompson se recuperen podrán volver a llevar al equipo a lo más alto. Tiempo al tiempo.

Comentarios recientes