Tyson Chandler, destrozado en el banquillo de los Rockets tras conocer el fallecimiento de Kobe Bryant

Que la jornada en la NBA se debería haber suspendido tras el fallecimiento de Kobe Bryant es una obviedad. El claro ejemplo de ello es Tyson Chandler, uno de los tipos más duros de la NBA, al que hemos podido ver completamente destrozado en el banquillo del Rockets-Nuggets. Llorando y moviendo la cabeza en señal de incredulidad.

Comentarios recientes