Los 10 mejores jugadores asiáticos de la historia del baloncesto

Repasamos los pioneros baloncestístico de un continente que sigue teniendo un gran margen de mejora en cuanto a producción de jugadores.

Yao Ming, mejores jugadores asiáticos en historia del baloncesto. Foto: gettyimages
Yao Ming, mejores jugadores asiáticos en historia del baloncesto. Foto: gettyimages

Es el continente más poblado del mundo, aquel en el que la NBA ha penetrado con más fuerza a nivel mediático y donde se están llevando a cabo evidentes iniciativas para su fomento, pero el baloncesto asiático sigue sin despegar. China, Irán y, en menor medida Japón, se erigen en los tres países que más dominan si excluimos a la potente Israel, que geográficamente y a nivel de competiciones FIBA se enmarca en Europa. Filipinas es el país donde este deporte ha adquirido mayor relevancia histórica. Sus más de 106 millones de habitantes respiran baloncesto por los cuatro costados y son una fuente inagotable de jugadores, aunque su fortaleza se ha basado siempre en el colectivo. Repasamos quiénes han sido los pioneros que han representado mejor al baloncesto de este continente y pueden ser considerados los mejores jugadores de la historia del baloncesto asiático.

Por encima de todos no hay duda de que se encuentra Yao Ming. El gigante de 2,29m se ganó a pulso su relevancia en la NBA con una dilatada carrera, con 11 temporadas en la élite y cuajando muy buenos números en Houston Rockets. Su potencial como dinamizador del baloncesto en un mercado tan amplio como China fue explotado por la liga a nivel deportivo y comercial, pero por mucho que la CBA haya subido su nivel atrayendo talento estadounidense, los chinos siguen sin entender tácticamente el desarrollo del juego ni crear una potente escuela. Yi Jianlian adquirió un cierto nivel y estuvo cuatro años en la NBA antes de regresar a su país.

La mayoría de jugadores asiáticos que destaca en sus países son reclutados por la NBA y casi todos son hombres altos. El iraní Hamed Haddadi es un claro representante del talento bajo el tablero, un jugador de otra época que sigue emocionando en su país y que cuajó años meritorios en la mejor liga del mundo con la camiseta de los Grizzlies antes de ir a China y volver a ser profeta en su tierra. Otro jugador chino de buen nivel fue Wang Zhizhi, primer drafteado de la liga de esta nacionalidad y que estuvo cinco años en la NBA. También fue pionero el potente Mengkee Bateer, que ganó un anillo con los Spurs aunque no tuvo un papel primordial. También lo consiguió Sun Yue con los Lakers en 2009, un alero talentoso que experimentó casi toda su carrera en la CBA e hizo historia con su selección nacional.

Zhou Qi fue protagonista también en su país y aunque intentó el salto a la NBA y no fructificó, su carrera fue prolífica en la CBA haciendo temblar a los rivales bajo el tablero. Todos estos jugadores siguen el patrón de gigantones en los que la liga estadounidense se fija con el objetivo de poder moldearlos, como fue el caso de Ha Seung-Jin. El único que se aleja de este perfiñl es el base de 1,75m Yuta Tabuse, reconocido mundialmente como el mejor jugador japonés de la historia hasta el momento. Jugó un año en los Suns y luego desarrolló una prolífica carrera en su país, de donde poco a poco van surgiendo nuevos talentos, sin olvidar al intermitente Jeremy Lin, que apuntaba a mucho más de lo que ha sido pero es un notable jugador.

Y es que mirando al futuro, hay grandes esperanzas tanto en Rui Hachimura, ya presente en la NBA y demostrando su gran nivel, y el joven filipino Kai Sotto, que a sus 17 años ya mide más de 2,17m y hace gala de unos movimientos asombrosos en la pintura y fuera de ella. Real Madrid y FC Barcelona se interesaron por él, pero decidió irse a jugar High School en Estados Unidos, concretamente en Atlanta (Georgia). Se espera mucho de este jugador que será pulido en Estados Unidos con el objetivo de que pronto dé el salto a la NBA.

Comentarios recientes