Derek Fisher y Gloria Govan, una pareja transformada tras el escándalo con Barnes

Su boda se ha visto aplazada por el coronavirus, mientras ambos se involucran en proyectos humanitarios y evitan huir de la polémica que les persigue.

Derek Fisher, Matt Barnes y Gloria Govan. Foto: gettyimages
Derek Fisher, Matt Barnes y Gloria Govan. Foto: gettyimages

Matrimonio, infidelidad, aparición en un reality show, peleas, amenazas, insultos. El triángulo amoroso formado por Derek Fisher, Matt Barnes y Gloria Govan tuvo todo eso y más, convirtiéndose en una de las historias más sórdidas y morbosas de la NBA en mucho tiempo. Todo fue retransmitido al detalle, los protagonistas se expusieron sin tapujos y todo amante de la NBA estaba enterado de un asunto que provocó el odio máximo entre dos hombres que llegaron a ser compañeros de equipos en Los Angeles Lakers durante dos años, entre 2010 y 2012.

La estabilidad en las relaciones de muchos jugadores de la NBA no suele ser lo más habitual, pero en el caso de Matt Barnes su ausencia total alcanza un nivel superior. Padre de gemelos con Gloria Govan, tenían programada su boda para 2010, la anularon por una ruptura tormentosa y volvieron en varias ocasiones, hasta que finalmente se casaron en 2013. Su relación no era sólida, pero se involucraron en el reality show Miami Wives, donde se entrevistaba a parejas famosas, entrando en las intimidades de su vida en común y buscando siempre la polémica. "Nuestra relación no era tan sólida como para exponernos a eso. No culpo al programa de lo que pasó, pero pudo contribuir", decía Barnes en una entrevista hace años. Pero ¿qué ocurrió?

Matt decidió cortar por lo sano su relación con Gloria cuando los niños eran muy pequeños y ambos se enfrascaron en una tremenda batalla judicial por su custodio y manutención. Eso mermó mucho su rendimiento en la cancha ya que entró en depresión, mientras que Gloria Govan comenzaba un idilio amoroso con Derek Fisher. Retirado en Oklahoma City Thunder en 2013/2014, el que fuera base mítico de los Lakers estaba casado cuando empezó a verse con Govan. Barnes se enteró de que, el que fuera su compañero y amigo, estaba saliendo con su mujer sin él saberlo y, para más inri, ambos vivían en la casa que había comprado el matrimonio.

"Me enteré un día que fui a recoger a los niños. Estaba en el coche, ella se dejó conectado algo de su teléfono y escuché un mensaje de un tipo que le decía que se lo había pasado muy bien con ella y quería volver a verla. Me sonaba la voz, y me di cuenta de que era Derek", comentaba en palabra recogidas por Cheatsheet. La cosa se salió de madre y Matt fue a la casa donde estaba su ex-mujer con Fisher para agredir a éste. La pelea fue tremenda y tuvieron que intervenir guardias de seguridad. Fisher era entrenador de los Knicks en aquel momento.

El paso del tiempo atemperó la situación y ahora Derek Fisher y Gloria Govan son una pareja consolidada que se preocupa por los más necesitados. Su implicación en causas sociales durante la pandemia del coronavirus ha sido destacada, proporcionando alimentos y mascarillas a través del restaurante que tiene la mujer en Granada Hills, tal y como informa BleacherReport. Derek trabaja como entrenador en el equipo de la WNBA Los Angeles Sparks, siendo ambos personas muy activas en la sociedad californiana. Tenían programada su boda para el mes de abril y decidieron posponerla hasta que la situación sanitaria sea la adecuada. Matt Barnes está intentando rehacer su vida y lleva tiempo alejado del foco mediático.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes