Dion Waiters, un superviviente desde las canchas de Philadelphia, lucha por el anillo junto a LeBron

Repasamos la historia del jugador de los Lakers, un hombre que ha tenido que lidiar con una serie de pérdidas en su vida que le han hecho más fuerte

Dion Waiters, jugador de Los Angeles Lakers. Foto: Clutchpoints
Dion Waiters, jugador de Los Angeles Lakers. Foto: Clutchpoints

Muchos jugadores de la NBA comienzan a jugar en el baloncesto en canchas bastantes peligrosas. Cerca de esas pistas en las que los chavales se intentan abstraer de los problemas que tienen en sus casas o en sus familias, se producen diariamente tiroteos que acaban con la vida de chicos que no llegan a cumplir la mayoría de edad. Como en los últimos días hicimos con hombres como Capela o Siakam, hoy repasamos la vida de Dion Waiters.

Pascal Siakam, de estudiar para ser cura a estrella de la NBA

Pascal Siakam, de estudiar para ser cura a estrella de la NBA

El jugador camerunés tiene gran historia detrás que merece ser contada y que nos hace darnos cuenta de los sacrificios que realizan las estrellas de la NBA

Seguir leyendo

El jugador de los Lakers es de esos chicos que desde pequeño tenía un balón de baloncesto en la mano y que pudo sobrevivir, algo que algunos amigos suyos no consiguieron. Cuando el pequeño Dion nació en Philadelphia el día 10 de diciembre de 1991, su padre estaba en la cárcel y allí siguió durante buena parte de la infancia del jugador de los Lakers. Ese mismo día de diciembre su abuela falleció por lo que su madre vivió la alegría y la desgracia en solo unas horas.

En los siguientes años, Waiters tuvo que sufrir la pérdida de su mejor amigo, de tres amigos y ver como su propia madre recibía un disparo cuando llegaba a su casa. Tantas situaciones seguidas de este tipo hicieron que Dion empezará a ver como algo normal estas vivencias más propias del Salvaje Oeste.

El baloncesto no era su deporte favorito

Waiters siempre ha sido un gran aficionado al fútbol americano, de hecho todavía lo sigo siendo. Pero él sabía que tenía un don para jugar al deporte de la canasta y que podía ser su único medio para salir de esas calles en las que solo había dolor y violencia. En el instituto se convirtió en el jugador que todo el mundo quería ver, un líder que daba muchas victorias a su equipo y que cuando finalizaban los partidos se encargaba de recargar las pilas de sus compañeros poniendo música.

El jugador de los Lakers siempre ha demostrado tener un talento por encima de la media, pero es posible que nunca se propusiera usarlo demasiado. En su época colegial, la Universidad de Syracuse le echó el ojo a este chico que hacía las delicias de todas las personas que iban a verle y le reclutó. Sin embargo, su alocada cabeza y su situación familiar le impedían asentarse, por lo que cambio de instituto en varias ocasiones. Algo que no impediría que desde Syracuse siguieran confiando en él.

De Syracuse a los primeros puestos del draft

Finalmente llegó a la universidad y allí tampoco pudo demostrar todo su talento desde el principio. Su entrenador, Jim Boeheim, pensaba que sería mejor utilizarle desde el banquillo, algo con lo que Waiters no estaba de muy de acuerdo, ya que se había acostumbrado a ser siempre la estrella. Sin embargo, a su entrenador no le tembló el pulso y el jugador se convirtió en el mejor sexto hombre de toda la universidad. Además, sigue considerando a Boeheim el mejor entrenador que ha tenido nunca.

A pesar de no ser titular en la NCAA, los Cavaliers vieron el talento de Waiters y le eligieron en la cuarta posición del Draft 2012. Su historia posterior la conocen la mayoría de aficionados, un talento que en algunas ocasiones ha parecido desaprovechado, pero que tanto en la NBA como en su vida, siempre ha sido un superviviente.

Comentarios recientes