Mikal Bridges es el Factor X defensivo de los Phoenix Suns

El joven alero de 23 años se ha convertido en una pieza defensiva fundamental dentro del sistema de la franquicia de Arizona.

Mikal Bridges
Mikal Bridges

T.J. Warren encaró el cuarto partido de los Pacers en la burbuja en modo MVP: 39,3 puntos por velada con un acierto del 65,2% en tiros de campo y del 61% en triples. Sin embargo, su producción ante los Phoenix Suns disminuyó de forma sustancial: 16 puntos con una carta de tiro de siete aciertos en veinte intentos (35%).

Esta caída en el rendimiento del mejor anotador de Orlando estuvo directamente ligada al marcaje de uno de los cerrojos emergentes de la NBA. Mikal Bridges ha cumplido un papel fundamental en el esquema defensivo de unos Suns que se sitúan como el único equipo invicto en Disney World. El sophomore ha sido empujado al papel de defensor exterior principal mientras Kelly Oubre Jr. se recupera de su lesión de rodilla. En Arizona han otorgado plenos poderes al jugador desde que fuera incorporado en la noche del draft de 2018. Los Suns confiaron en sus 215 centímetros de envergadura desde el primer momento con exigentes asignaciones defensivas que lo obligaron a adaptarse y quemar etapas de forma fulgurante. Un aprendizaje que está ofreciendo sus frutos ya en su segundo año en la liga.

En tres partidos consecutivos hemos visto a Bridges protagonizar enfrentamientos casi imposibles y en todos ellos ha cumplido un gran papel. Ante Los Angeles Clippers tuvo que cambiar constantemente ante las embestidas de Kawhi Leonard y Paul George. Ambos jugadores tuvieron problemas para anotar ante la defensa de Bridges y el segundo finalizó la noche con un acierto del 35%.

La otra gran prueba en la burbuja tuvo lugar ante Luka Doncic. En el duelo ante los Mavericks fue donde realmente se pudo comprobar la rapidez, la longitud y la agresividad del joven alero de los Suns. Su fortaleza e intensidad suponen un acoso continuo para sus oponentes a lo largo y ancho de la cancha. Un planteamiento que puede suponer un desgaste mental y físico tremendo para la estrella anotadora rival. Si bien el esloveno firmó una actuación brillante, esta se descompuso en unos últimos minutos en los que Bridges apretó a un Doncic visiblemente cansado. Una ventaja en el momento definitivo que se tradujo en triunfo para los de Arizona.

Brazos activos, mirada felina y piernas rápidas que se traducen en la cobertura de líneas de pase, robos de balón y vitales ayudas defensivas. Al gran desempeño defensivo de Bridges se ha unido un Devin Booker que también se ha mostrado mucho más comprometido en este apartado. Ha vuelto a luchar, apretar y ser competitivo en defensa. Un sobreesfuerzo más allá de su determinación ofensiva que ha permitido al entrenador Monty Williams jugar con distintos entramados defensivos que han devuelto réditos positivos.

Estas ayudas fueron especialmente patentes y útiles en el partido ante Indiana. Bridges firmó un buen papel acorralando y castigando a Warren y Devin Booker maniató al alero en momentos concretos del encuentro, evitando que este atacara con su habitual peligrosidad desde la transición.

No obstante, en ninguno de los casos resultó una dominación absoluta pero si una clara muestra de la importancia futura que puede tener Mikal Bridges en el devenir del equipo.

Comentarios recientes