Sergio Llull, el mejor base posible para el Real Madrid en la era postCampazzo

El balear está recuperando las mejores sensaciones en su juego y puede convertirse en el mejor "fichaje" posible para el conjunto blanco en la posición de base.

Sergio Llull, retorno al mejor nivel para sustituir a Campazzo. Foto: gettyimages
Sergio Llull, retorno al mejor nivel para sustituir a Campazzo. Foto: gettyimages

Han pasado más de tres años desde que se rompió algo más que el ligamento cruzado anterior de su rodilla derecha y es justo ahora cuando Sergio Llull vuelve a ser Sergio Llull. La gravedad de la lesión que tuvo en un partido preparatorio con la selección ha mermado su rendimiento durante mucho tiempo después, permitiendo que el aeroplano de Mahón pudiera ofrecer solo destellos de su nivel y no volar tan alto y rápido como acostumbraba. Despojado de esa exhuberancia física que le permite desplegar un talento descomunal y un carácter competitivo memorable, Llull ha seguido aportando esfuerzo, entrega y esporádicas actuaciones positivas, pero era evidente que estaba muy lejos de su nivel.

La eclosión de Facundo Campazzo y la falta de clarividencia y confianza en sí mismo, relegaron a Llull a ocupar más minutos como escolta que como base. No cabe duda de que el balear es uno de los mejores jugadores de la historia del Real Madrid. Santo y seña del proyecto de Pablo Laso y perfecto representante de los valores del madridismo, Sergio nunca se ha escondido y ha efectuado una constante búsqueda de su propia esencia durante estos años. Con el arranque de esta temporada 2020/21 una sensación de esperanza invadió los corazones de todos los aficionados del club merengue: Llull volvía a dar claras muestras de su nivel.

Mucho mejor a nivel físico, concentrado en defensa, ágil en la dirección de juego y brillante en la anotación, Sergio ha recuperado incluso esas "mandarinas" marca de la casa que son clara muestra de su enorme confianza. Esta versión 2.0 de Llull es más mesurada y racional, sin tanto despliegue físico pero una toma de decisiones muy madura y que no le hace perder esa esencia única. Con la marcha de Campazzo muchos reclamaban un base estrella ante la incapacidad de Nicolás Laprovittola para ser importante y el margen de mejora de Carlos Alocén, base importante en el futuro, aunque de segundo plano en el presente. Consciente del diamante que tiene entre manos, Laso nunca se ha pronunciado de manera contundente para fichar a nadie, lo cual ha podido dar mucha confianza al balear.

Sergio Llull tiene la planea confianza de Pablo Laso como base titular

No ha habido jamás una mala palabra de Sergio Llull por su pérdida de relevancia en la rotación, ni una señal de egoísmo en pista o fuera de ella. Este tipo de cosas se valoran mucho en el club y entre los aficionados, y el español nunca perderá esa condición de ídolo local. Pero a sus 33 años quiere volver a tener un rol clave en el equipo y, atendiendo a lo visto esta campaña, está en el buen camino para conseguirlo. El Real Madrid puede haber encontrado al base titular soñado.

Comentarios recientes