Zion Williamson hace crecer a New Orleans Pelicans y logra un hito histórico en la NBA

La joven estrella de New Orleans Pelicans ha conseguido un logro estadístico que no se veía desde Charles Barkley y hace competitivo a su equipo.

Zion Williamson, histórico rendimiento en New Orleans Pelicans. Foto: gettyimages
Zion Williamson, histórico rendimiento en New Orleans Pelicans. Foto: gettyimages

Un extraterrestre, una especie de jugador de baloncesto totalmente desconocida y un potencial inaudito en el que despejar muchas incógnitas. Así es Zion Williamson, un jugador absolutamente diferente a todo lo visto hasta el momento y que está empezando a encontrar esa ansiada continuidad que le fue esquiva el pasado año. Los destellos de sus enormes posibilidades que ofreció en los partidos previos al parón por el coronavirus y en la burbuja de Orlando, se quedan muy cortos en comparación con lo que está mostrando ya esta campaña. Si bien es cierto que el mal rendimiento de New Orleans Pelicans ha penalizado algo su lucimiento personal y que su físico continúa teniendo un difícil encaje en la NBA, son cada vez más los partidos y los datos objetivos que demuestran una realidad clara: estamos ante una estrella del baloncesto mundial.

Fundamental en la balsámica remontada ante Boston Celtics y mostrando una gran compenetración en el juego interior con Willy Hernangómez, el bueno de Zion se echó el equipo a la espalda y firmó una actuación memorable en lo numérico, pero también en sensaciones e intangibles. Asumió protagonismo en cada ataque importante, no eludió la batalla en la pintura y abusó de los pívots célticos, incapaz de encontrar una manera de frenar a esa bestia. La tendencia al alza de los Pelicans se explica, en gran medida, por su mejoría sustancial, promediando la friolera de 26,8 puntos y un 65,9% de acierto en tiros de campo durante el mes de febrero.

Lo que puede parece un dato estadístico más, adquiere un estatus superior cuando nos percatamos de que solo un jugador en la historia de la NBA ha terminado un mes, en el que haya disputado un mínimo de 12 partidos, con más de 25 puntos y más del 65% de acierto en tiros de campo. ¿Quién lo hizo? Pues el hombre más asimilable al físico y estilo de la estrella de Pelicans: Charles Barkley. Lo consiguió en 1983 y desde ese año, nadie se ha aproximado a unas cifras como las que ronda Zion Williamson. Motivado por el buen hacer de su equipo y habiendo encontrado ya su espacio entre unos compañeros con difícil encaje a veces, este titánico jugador puede ser imparable.

Comentarios recientes