Donovan Mitchell y su cruzada particular contra Shaquille O´Neal

El talentoso escolta no hace más que subir el nivel desde que Shaq le dijo que no era una gran estrella con capacidad de lider a su equipo a un anillo.

Donovan Mitchell, líder absoluto Utah Jazz. Foto: gettyimages
Donovan Mitchell, líder absoluto Utah Jazz. Foto: gettyimages

Nada mejor que recibir críticas directas y fuera de lugar por parte de una leyenda, para elevar tu nivel y demostrar que estaba equivocado. Donovan Mitchell tuvo que vivir unos segundos muy poco agradables hace unos meses al recibir el ataque colateral e injustificado de Shaquille O´Neal, cuando le señaló como un jugador sobrevalorado e incapaz de conducir a su equipo al anillo erigiéndose como líder. El de los Utah Jazz recogió el guante, decidió callar respetuosamente y hablar en la pista. Lo lleva haciendo con enorme rotundidad mucho tiempo, haciendo que los de Salt Lake City acaben como líderes de la Conferencia Oeste, protestando al ver que no jugaba el primer partido de playoffs NBA 2021 por precaución, y rindiendo a un excelso nivel a medida que avanza la postemporada, como describe en ESPN.

Su actuación ante Los Angeles Clippers en el primer encuentro de la semfinal de Conferencia Oeste pone de manifiesto que está preparado para lo máximo. Quizá su carácter afable y discreto, la ausencia de grandes tatuajes y un look característico de las estrellas o su vida personal mesurada, puedan restarle ese halo de carácter mediático que muchos persiguen, pero no se puede discutir un talento inabarcable y una ambición sin límite. Anotó 45 puntos, firmando su cuarto partido por encima de la barrera de los 40 puntos, en tal solo 27 partidos, igualando la cifra de Karl Malone, que lo consiguió en un total de 193 encuentros.

"Estoy feliz de cómo he podido controlar el ritmo del partido, es algo que llevo intentando mejorar toda mi carrera. Cuando hago una mala primera parte, como la de hoy, salgo a la cancha después del descanso ávido de aportar cosas a mi equipo", aseguró un jugador que es clave en el organigrama de juego de Utah Jazz, sin eludir responsabilidades defensivas y teniendo esa libertad tan necesaria para crear en ataque y doblar balones a tiradores abiertos. Quinn Snyder ha sabido rodear de manera idónea a un hombre que ya es un estrella de la NBA, y que aunque no tiene nada que demostrar, sigue dando evidentes pasos hacia delante en su progresión.

Comentarios recientes