Curry y Wiggins se confabulan para el asalto de Warriors al feudo de Celtics

Partido impecable de Golden State Warriors que suma un triunfo más y socava la crisis de unos Boston Celtics muy dependientes de sus dos estrellas.

Diego Jiménez Rubio | 18 Dic 2021 | 08:51
facebook twitter whatsapp Comentarios
Stephen Curry derrota a Boston Celtics. Foto: gettyimages
Stephen Curry derrota a Boston Celtics. Foto: gettyimages

Ganar porque no se contempla otra opción, ganar porque la ambición es tan infinita como el talento y ganar porque son, simplemente, los mejores. Golden State Warriors sigue sumando triunfos en contextos muy distintos y con nudos diferentes, pero siempre con el mismo desenlace. Stephen Curry brilló en un escenario mítico como el estadio de Boston Celtics y lo hizo con la confianza enorme que atesora toda la campaña y viéndose secundado por una excelente defensa a nivel colectivo y un inspirado Andrew Wiggins. Lucharon hasta el final los locales, pero se vieron mermados por la ausencia de Horford y terminaron claudicando por 107-111, situándose con balance negativo mientras que los de la bahía se ponen 24-5.

Salieron los Warriors muy dominadores y dispuestos a imponer su autoridad desde el principio. La pelota circulaba con velocidad endiablada, Iguodala aportaba sus intangibles tanto en defensa como en ataque, y las dos grandes estrellas ofensivas del equipo estaban totalmente desatadas. Esto hizo que se fueran al descanso con 14 puntos de ventaja, pero un tercer cuarto en el que los Celtics tiraron de orgullo, equilibró las cosas. Tatum y Brown volvieron a acaparar todos los argumentos ofensivos de un equipo que necesita alguna pieza más, ya que tanto Richardson como Smart rindieron a buen nivel, pero son insuficientes para alcanzar objetivos ambiciosos.

Andrew Wiggins se encuentra promediando sus mejores datos de tiros de campo y triples

En el último cuarto, Golden State Warriors volvió a conectarse al partido y vio cómo Andrew Wiggins asumía galones y certificaba que está viviendo la mejor temporada de su carrera. Letales desde el perímetro e intensos en defensa en momentos cumbre, los de San Francisco sumaron un nuevo triunfo que les consolida en el liderato de la Conferencia Oeste y hace que sigan metiendo miedo a toda la liga. Entrar en 2022 con menos de 7 derrotas es un objetivo factible para un equipo de leyenda que no quiere bajar el ritmo y que cada noche sale a competir con la misma ilusión. Mucho que reflexionar en Boston Celtics, necesitados de un cambio de rumbo absoluto.