Kyrie Irving, más que preparado para soportar los insultos en el TD Garden: "Estoy hecho para esos momentos"

Una de las principales historias de las Finales de la NBA tiene que ver con su regreso al TD Garden donde jugó con Boston Celtics (ahora con los Dallas Mavericks)

Juan López | 04 Jun 2024 | 12:55
facebook twitter whatsapp Comentarios
Kyrie Irving, estrella de Dallas Mavericks.
Kyrie Irving, estrella de Dallas Mavericks.

Kyrie Irving sabe que su regreso al TD Garden en las Finales de la NBA no va a ser plácido. Va a llevarse más de un abucheo y un insulto durante las finales de la NBA entre Dallas Mavericks y Boston Celtics. 

Irving sabe que ha cometido errores en le pasado y deja claro que se arrepiente de ciertas declaraciones que ha hecho

«La última vez en Boston, no creo que fuera la mejor - no esta temporada regular, pero cuando jugamos en los playoffs y todo el mundo me vio flipar con los pájaros y perder un poco los estribos. Eso no fue un gran reflejo de quién soy y de cómo me gusta competir a un alto nivel", dijo Irving a los periodistas. «No fue un gran reflejo de mi parte hacia la próxima generación sobre lo que significa controlar tus emociones en ese tipo de ambiente, sin importar lo que la gente te esté gritando.

AGUANTAR LA PRESIÓN

Kyrie Irving, eso sí, de cara a los abucheos, asegura estar preparado:

«Estoy hecho para estos momentos, para ser capaz de manejar circunstancias como esa, y he sido capaz de crecer desde entonces. Así que, por supuesto, va a ser un ambiente agitado, pero lo estoy deseando y lo veo como una relación sana que hay que tener con los aficionados.»

Irving sabe que la única forma de acallar al público del Garden es dejar que su juego hable por sí solo.

«Casi pienso en Gladiator para ganarme al público», añadió. «Es bueno escuchar el silencio del TD Garden cuando estás jugando bien. Siguen respetando el gran baloncesto. Así que independientemente de la atención que se presta a lo que va a ser por mi parte, tengo un grupo que liderar que va a estar buscando en mí una voz de paz y ser capaz de controlar lo que puedo controlar y también ayudarles a través de él.

«Así que me llevo la peor parte, de todos los gritos y cosas así y de todos los comentarios, pero he podido crecer desde entonces y reconocer que puedo manejar mejor las cosas, especialmente cuando quiero poner la mayor parte de mi energía en jugar bien. No puedo meterme así con los aficionados, aunque a veces sea divertido. Pero es una pérdida de energía. Es una pérdida de mi tiempo, y también es una pérdida de mi talento tratar de responder a las preguntas del pasado que la gente tiene».