Un triple-doble de James Harden mantiene con vida a los Rockets

James Harden llevó a su equipo a forzar el sexto partido frente a Los Ángeles Clippers dejando otra gran actuación individual para el recuerdo.

Alimentándose de la energía de su público, Houston Rockets supo mostrar su mejor cara, la misma que ha dominado con permiso de los Warriors en la Conferencia Oeste, para imponerse a Los Ángeles Clippers (126-103).



Las semifinales del Oeste han servido para ver a los Rockets cojear cada partido con un aire de desesperación hasta el punto de que muchos suponían que esta madrugada sería el último partido de la serie.



Pero Houston no quería que su andadura por estos PlayOffs acabara y estableció un tono agresivo desde el primer momento. Y eso lo dejó claro Trevor Ariza que la hundió hacia abajo en el aro de los Clippers para dar la primera canasta a su equipo, con Josh Smith siguiendo su ejemplo.



Los Clippers persiguieron a los Rockets durante todo el partido. Blake Griffin acabó con 30 puntos, 16 rebotes y 2 asistencias.



Pero los esfuerzos de Griffin, combinados con los de Chris Paul (22 puntos y 10 asistencias), no pudieron sentenciar la eliminatoria frente a un equipo que alcanzó la máxima ventaja de 22 puntos a falta de siete minutos para el final del partido.




Con un margen tan grande, podía verse que el punto de inflexión de este quinto partido se produjo incluso antes de saltar a la pista, la actitud de los jugadores de los Rockets era otra.



Sin embargo, una serie de tiros desperdiciados en el último cuarto pusieron en sobreaviso a los texanos que vieron entonces como los Clippers se acercaban, aunque Trevor Ariza sacudió el miedo con dos tiros libres que terminaron de encarrilar el partido.



Pero sin duda la gran estrella del partido fue James Harden que registró un triple-doble en la victoria anotando 26 puntos, 11 rebotes y 10 asistencias antes incluso de comenzar el último cuarto.



Harden ha anotado 20 puntos o más en diez partidos consecutivos de PlayOffs, y a pesar de salir al partido visiblemente tocado, hizo historia al convertirse en el primer jugador de los Rockets en conseguir tal hito desde Hakeem Olajuwon (1994/95).



También hay que destacar a Dwight Howard (20 puntos y 15 rebotes) que se convirtió en el primer jugador desde Charles Barkley (1997) en ganar varios partidos en postemporada alcanzando al menos 20 puntos y 15 rebotes.

Comentarios recientes