Previa y pronósticos para temporada 2016-17; Dallas Mavericks

Un verano más los Dallas Mavericks se han quedado sin lograr ese refuerzo que les haga convertirse en candidatos a luchar por estar arriba.

Los Dallas Mavericks se presentan una temporada más con un equipo que puede aspirar a meterse en los playoffs, pero al que a priori parece que le faltan mínimo una o dos piezas para estar en la élite de la NBA. Este verano parecía de nuevo prometedor en cuanto a refuerzos, pero la ambición de Mark Cuban no llegó a cumplirse, y su fichaje estrella se ha quedado en Harrison Barnes, un jugador que todavía tiene mucho que demostrar.

Por eso una temporada más, y ya van más de 15, el líder del equipo será Dirk Nowitzki. Nadie duda de que el alemán, a pesar de sus 38 años, todavía tiene bastante que dar al baloncesto y a su equipo, pero ya no está a un nivel para ser el jugador franquicia de un equipo que aspire a llegar lejos. Y el contrato de 50 millones de dólares por dos temporadas (la segunda es opcional), demuestra esa confianza que Cuban y Carlisle han depositado en Nowitzki.

La otra gran apuesta de los tejanos es la de Harrison Barnes, al que han firmado un contrato de 94,5 millones de dólares por cuatro temporadas. Será interesante ver como responde un Harrison Barnes que ha vivido a la sombra de Curry y compañía en los Golden State Warriors, y que ahora se encuentra con la responsabilidad y oportunidad de empezar a ser un jugador de referencia en un equipo.

PLANTILLA:

Se quedan: Justin Anderson, José Juan Barea, Devin Harris, Wesley Matthews, Salah Mejri, Dirk Nowitzki, Dwight Powell y Deron Williams.

Altas: Quincy Acy (Sacramento), Harrison Barnes (Golden State), Andrew Bogut (Golden State), Nicolás Brussino (Peñarol), Kyle Collinsworth (Universidad Brigham Young), Seth Curry (Sacramento), Dorian Finney-Smith (Universidad de Florida), Jonathan Gibson (Qingdao), A.J. Hammons (Universidad de Purdue) y Jameel Warney (Universidad Stony Brook)

Bajas: Jeremy Evans (Indiana), Raymond Felton (Los Angeles Clippers), David Lee (San Antonio), JaVale McGee (Golden State), Zaza Pachulia (Golden State), Chandler Parsons (Memphis) y Charlie Villanueva.

FORTALEZAS:

Experiencia; Rick Carlisle tiene a su disposición una plantilla con varios jugadores con muchos años de experiencia en la NBA. Es de esperar que si las cosas empiezan a torcerse, sean jugadores como Deron Williams, Andrew Bogut, Devin Harris y especialmente Dirk Nowitzki los que tiren del carro de los más jóvenes.

Intimidación; Con el fichaje de Andrew Bogut (1,6 tapones), los Dallas Mavericks vuelven a tener a su disposición un jugador con una buena capacidad para taponar o cambiar la trayectoria de los tiros. Y desde el banquillo también puede aportar mucho en este sentido el ex del Real Madrid Salah Mejri, que la pasada temporada demostró en las pocas oportunidades que tuvo lo gran taponador que es (1,1 tapones en 11 minutos de juego).

DEBILIDADES:

Falta de jugador franquicia; Como ya hemos comentado antes, este papel va a recaer en Dirk Nowitzki. Y aunque el alemán, como siempre, responderá aceptablemente, es indudable que sus mejores años ya quedaron atrás. Será interesante ver en que sentido responde un Harrison Barnes que va a tener que asumir muchos galones.

Banquillo; Será toda una incógnita el saber como va a responder la segunda unidad de los Dallas Mavericks, ya que jugadores fiables en este sentido solo tiene a José Juan Barea y a Devin Harris. Por eso será importante que otros jugadores empiecen a demostrar más de lo que han hecho hasta ahora en la NBA.

Tiro exterior; Dirk Nowitzki (36,8% la pasada temporada) es el jugador más fiable de los Dallas Mavericks desde el triple. El otro tirado más o menos fiable del equipo es Wesley Matthews, que debería dar un paso adelante y mejorar su rendimiento con respecto a la pasada temporada. También será interesante de ver si Harrison Barnes es capaz de encontrar una regularidad en los lanzamientos exteriores que no llegó a mostrar en los Golden State Warriors.

OBJETIVO:

Mark Cuban es un propietario ambicioso, y por eso cualquier cosa que no sea meterse en los playoffs lo va a considerar un fracaso. Es por eso que el jugar la postemporada es el objetivo mínimo que se han de marcar Rick Carlisle y sus jugadores, aunque no será fácil de cumplir.

PRONÓSTICO:

A los Dallas Mavericks les falta calidad en su plantilla, por lo que se hace complicado el verles capaces de ganar más de 40-45 partidos durante la temporada regular en la siempre difícil Conferencia Oeste. Y con esos guarismos estará luchando por el 7º-8º puesto de la Conferencia, y parece complicado que puedan estar por encima de ahí.

Comentarios recientes