La teoría de la conspiración de los Playoffs; ¿Está jugando Marcus Morris sustituyendo a su gemelo lesionado?

Ha nacido en las redes sociales y se basa en que Markieff se lesionó en el primer partido ante los Celtics y jugó sin problemas en el segundo.

Lo que vamos a contar puede parecer una broma, y si quiere puede tomarlo como tal, o si usted lo prefiere puede tomárselo todo lo en serio que quiera. Lo que va a leer a continuación no le dejará indiferente, y se trata de una de las teorías de la conspiración más curiosas y bien hiladas de las que han surgido en la NBA en los últimos años, y además está ocurriendo ahora mismo, es actualidad viva.

Vamos a exponerlo de la forma más simple que se nos ocurre; Marcus Morris estaría sustituyendo a su hermano gemelo Markieff, quien cayó lesionado en su tobillo en el primer partido de las semifinales de conferencia entre Boston Celtics y Washington Wizards. Al jugador del equipo capitalino no se le vio con molestias durante el segundo partido y pudo jugar sin problemas saliendo como titular, aunque menos de 48 horas antes parecía que sufría una lesión que al menos le dejaría dos o tres días en reposo.

Se da la situación de que Marcus, que juega para los Detroit Pistons, lleva los mismos tatuajes que su hermano. Los dos son prácticamente idénticos, juegan en la misma posición y llevan el vello facial mas o menos del mismo corte.

Los dos se llevan estupendamente bien y su confianza el uno en el otro es tal que incluso llegaron a protagonizar algún desaire importante contra los Phoenix Suns, donde jugaron sus primeros años en la NBA. Pretendían estar siempre en el mismo equipo. "Si nos traspasan, somos un pack. Iremos los dos juntos" decían en 2014.

Estos hechos han llevado a no pocos usuarios de Twitter a preguntarse si este martes quien saltó al parqué del TD Garden era Markieff o Marcus, ya que sería muy difícil, por no decir imposible, demostrar que se trataba del legítimo jugador de los Wizards.

¿Qué piensa el lector sobre esta teoría? Seguramente sea falsa, pero no podrán ustedes negar que tiene su miga.

Comentarios recientes