Spanoulis y el Olympiacos se la vuelven a hacer al CSKA y ya están en la Final de la Euroliga

Los rusos dominaron todo el partido y tuvieron muchas opciones de romperlo, pero los helenos aguantaron y al final del partido apareció de nuevo Spanoulis.

Dicen que la historia siempre se repite, y en el caso de los duelos entre CSKA y Olympiacos en la Final Four de la Euroliga se cumple a la perfección ese dicho. Rusos y helenos se veían las caras por cuarta vez en una cita como ésta, y por cuarta vez han sido Vassilis Spanoulis y compañía los que han acabado llevándose la gloria.

CSKA partía con el papel de favorito en estas semifinales, y desde el principio se vio el porqué. Los rusos mandaban en el marcador, pero el Olympiacos siempre se las ingeniaba para agarrarse al partido y responder a todos los intentos de escapada de los del Ejercito Rojo. Lo hizo para irse al descanso 40-33 abajo cuando apenas unos minutos antes había estado con una desventaja de dos cifras. Y lo volvió a repetir en el tercer cuarto, que cerró con un enorme triple de Vangelis Mantzaris para irse solo 64-60 abajo.

El partido estaba en donde lo quería el Olympiacos. Un final igualado y a encomendarse a un Vassilis Spanoulis experto en estos momentos. Y el Dios Heleno no decepcionó. Su partido hasta ese instante había sido bastante decepcionante (4 puntos al final del tercer cuarto), pero cuando se acerca la franja final, la de los momentos para los eternos, él nunca falla.

Primero con varias penetraciones para mantener a su equipo a tiro del CSKA. Un tiro que ejecutó él mismo desde más de 8 metros para adelantarle por primera vez en muchos minutos. Pese al duro golpe el CSKA no se vino abajo y un triple de Teodosic devolvió las tabas al luminoso. Unas tablas que se encargó de anular en la siguiente jugada con un triplazo el estadounidense Erick Green.


77-79 arriba el Olympiacos y faltaba un minuto de un partido histórico, de esos que van a quedar grabados en la memoria del baloncesto europeo. Los rusos fallaron su ataque, y el Olympiacos tuvo la oportunidad de sentenciar, pero un dudoso tapón de Kyle Hines evitó la canasta de Printezis. Milos Teodosic asumió la responsabilidad y decidió buscar el triple de la victoria, pero su tiro, algo precipitado, se quedó corto.

Y la victoria para un Olympiacos que una vez más repite la historia contra el CSKA. Ya lo hizo en Estambul 2012, Londres 2013 y Madrid 2015. Ahora los griegos esperan rival, que saldrá del duelo que disputan en unos minutos el Real Madrid y el Fenerbahce.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes