LeBron no forzará su salida de los Cavs durante la próxima temporada

Pase lo que pase este verano, el líder del vestuario seguirá en Cleveland al menos hasta verano de 2018, cuando podrá salirse de su contrato.

Roberto Carlos Mateos | 24 Jul 2017 | 12:13
facebook twitter whatsapp Comentarios
BlogdeBasket, baloncesto en estado puro
BlogdeBasket, baloncesto en estado puro

Está siendo un verano aciago para los Cleveland Cavaliers, que ahora tendrán que estudiar cómo gestionan la sorprendente petición de traspaso de Kyrie Irving, pero por lo menos la continuidad de LeBron James está asegurada para la próxima temporada 2017-18.

Según ha desvelado la ESPN, LeBron no renunciará a su cláusula de no traspaso para salir del equipo durante el próximo curso, pase lo que pase este verano y aunque la plantilla se quede en cuadro tras la espantada de Irving, quien recordemos que todavía no ha sido traspasado.

Cuando los Cavs acepten una oferta por Irving tendremos más pistas sobre cuál será el plan de la franquicia para los próximos años; si lo intercambian por otra estrella las intenciones de continuar peleando por ganar anillos quedarán patentes, pero si lo que obtienen a cambio son jugadores jóvenes y primeras rondas del Draft no será difícil de imaginar cuáles son las intenciones de Dan Gilbert, dueño del equipo, quien estaría desmantelando el proyecto actual para comenzar una reconstrucción sin LeBron James en la ecuación, pasando a un segundo plano la importancia de los resultados.

LeBron tiene por delante dos de los tres años de contrato que firmó el pasado verano de 2016, aunque podría renunciar a la última temporada -en la que cobraría 35,6 millones de dólares- para volver a convertirse en agente libre no restringido y ser libre de firmar con el equipo que quiera.

Todos estos acontecimientos, rumores y fabulaciones no hacen más que alimentar la idea de que James está preparando su desembarco en Los Angeles Lakers en el próximo verano de 2018, aunque si tuviéramos que tomarnos en serio todos los rumores que provienen de Hollywood y alrededores tendríamos que tener un desfibrilador en cada redacción.