¿Cómo puede terminar el pique entre Donald Trump y LaVar Ball?

El padre de LiAngelo y Lonzo Ball está exprimiendo al máximo cada oportunidad de protagonismo mediático que se le presenta.

Como dice Roger Stone, el hombre que diseñó e ingenió muchos de los polémicos mensajes que Donald Trump insufló a su electorado durante la campaña republicana en su camino a la presidencia, es mejor tener mala fama que no tener fama. El presidente de los Estados Unidos se mueve como pez en el agua en climas hostiles y antagonistas, ejerciendo orgulloso como jefe autoritario y sin esconder que disfruta rodeándose de aduladores, y dejando claro que no le quita el sueño las críticas que se viertan sobre él.

Sin embargo, con la reciente batalla dialéctica que ha comenzado con LaVar Ball, le ha salido un grano que será difícil de tratar. El padre del jugador de Los Angeles Lakers, Lonzo Ball, y de LiAngelo Ball, no está por la labor de otorgar ni un ápice de mérito al hombre más poderoso del mundo, aunque éste clame que el mediano de los Ball ha regresado gracias a su mediación con el presidente chino a su casa después de una semana retenido en China por las autoridades, tras ser detenido junto a dos compañeros robando gafas de sol en una tienda de lujo de Louis Vuitton. Trump se arrepiente abiertamente de haber ayudado a que los tres atletas regresaran a casa en vez de quedarse varios años en la cárcel.

LaVar y Trump, Trump y LaVar se encuentran midiendo sus fuerzas dialécticas, y si como casi siempre el padre de Lonzo tiene muy poco que perder y mucho que ganar, en el caso del impopular presidente estadounidense es mucho más lo que puede perder que el beneficio que pueda sacar.

Si pudiéramos hablar con Trump y darle un consejo, le diríamos que LaVar va a hacer lo que pueda para que se siga hablando de los dos. No es lo mismo que te mencione un congresista en Montana a que lo haga el presidente del país más poderoso del mundo, y si este presidente goza de mala fama a nivel mundial, todavía mejor para Ball.

LaVar ya ha conseguido que LeBron James, Michael Jordan, Kobe Bryant y muchos más hablen sobre él, lo que ya es mucho más de lo que el 99,9 % de los padres con ganas de protagonismo de jugadores de la NBA aspiran a conseguir. En este punto de la historia, a LaVar le conoce ya todo el mundo y solo está tratando de seguir en boca de todos.

Es por eso que todo lo que alargue esta batalla dialéctica con Trump le va a beneficiar, aunque el presidente se empeñe en pintarle como el padre de un delincuente -quizás extendiendo el mensaje de que en algún lugar habrá aprendido a robar en las tiendas- que podría haberse quedado varios años en prisión por lo que en países ricos se considera un delito menor pero en China podría ser castigado con 10 años en la cárcel.

El patriarca de los Ball está rentabilizando con mucha maestría la que hasta ahora ha sido la mayor crisis de su firma deportiva, que apenas cuenta con medio año de vida. Cuando creíamos que iba a estar una temporada en silencio para no empeorar la situación o manchar la reputación de Big Baller brad, ha sido capaz de encontrar una oportunidad de protagonismo en medio de esta crisis y convertirlo en algo beneficioso para el y su familia. Esta noche LaVar visita la CNN para hablar sobre su batalla dialéctica con Trump y seguramente dejará varios titulares polémicos como acostumbra, y seguro que de lo último que va a hablarse es de lo mal que está lanzando Lonzo Ball a canasta o de dónde aprendió LiAngelo esas conductas delictivas de las que ha hecho gala recientemente.

En definitiva, creemos que ambos son muy parecidos en su búsqueda del protagonismo mediático, pero a pesar de su impopularidad Trump tiene mucho que perder y desgastarse, mientras que Ball todavía puede jugar varias cartas, y sabe como dar cuerda y hacer florecer el lado más ególatra y orgulloso del presidente estadounidense, al que recordemos que la NBA rechaza casi en bloque, por lo que de paso, el propio LaVar podría de paso mejorar su imagen y acercarse a la postura de la liga si sigue batallando con Trump y es capaz de que alguna figura de la NBA se ponga de su parte en público. No obstante, de momento lo único que está logrando es que se rían de ellos.

Comentarios recientes