Krause quería fichar a Duncan, McGrady y Grant Hill para sustituir a Jordan y Pippen

Jamal Crawford, que comenzó su andadura NBA en Chicago Bulls en el año 2000, explica cuál era el equipo que quería montar el GM

Tracy McGrady y Grant Hill en Orlando Magic.
Tracy McGrady y Grant Hill en Orlando Magic.

The Last Dance finaliza con Michael Jordan lamentando que Jerry Reinsdorf, el dueño de Chicago Bulls, y Jerry Krause, el GM, no hubieran intenando mantener el equipo un año más para intentar ganar un séptimo campeonato.

Sin embargo, ellos decidieron apostar por la completa reconstrucción, algo que les salió realmente mal. Lo que sí es cierto es que tenían una idea para conseguir un equipo ganador a corto plazo. Según ha comentado Jamal Crawford, rookie de los Bulls en el año 2000, el objetivo de Krause para sustituir a MJ, Scottie Pippen y compañía era firmar a Tim Duncan, Tracy McGrady Grant Hill.

Lógicamente, de haberlo logrado, hubieran luchado por campeonatos. Sin embargo, la realidad fue diferente. Krause no logró reconstruir al equipo y, en 22 temporadas desde el último baile de 1998 los de Illinois sólo han jugado 5 veces playoffs y sólo han tenido 2 All Stars (Derrick Rose y Joakim Noah, que curiosamente fueron drafteados el mismo año).

Así contaba Crawford como se enteró que Krause quería fichar a Hill, Duncan y T-Mac:

"Durante mi primer y segundo año éramos el equipo más joven de la liga, ¿verdad? Y los fans lo sabían, en plan, 'ok, va a ser un año de reconstrucción'. Pero durante mi año de novato (2000), Jerry pensó que iba a conseguir a Grant Hill, Tim Duncan y T-Mac. MJ acababa de retirarse, así que había mucho espacio salarial disponible. Grant, Tim y T-Mac eran todos agentes libres. Y Jerry, de todo corazón, creía que obtendríamos a los tres. Incluso si hubiéramos firmado a dos de ellos en ese momento hubiese sido un boom”.

Sin lugar a dudas, la historia de los Bulls hubiese cambiado, pero no fue así. Siguen penando en el desierto tras la salida de MJ. Bien es cierto que cuando lograron hacerse con un jugador decisivo como Derrick Rose tuvieron la mala suerte de su lesión, que frenó su carrera.

Aún así, no hay dudas de que el trabajo de los despachos ha sido muy malo en las dos últimas décadas. Vamos a ver lo que logra hacer Karnisovas a partir de ahora.

Comentarios recientes