Ray Allen cuenta cómo alucinaba con el juego de Jason Kidd

La increíble anédocta del triplista sobre cómo el ex de los New Jersey Nets y los Mavericks era capaz de encontrarle en el campo

Jason Kidd y Ray Allen, en un All Star Game.
Jason Kidd y Ray Allen, en un All Star Game.

Jason Kidd es uno de los jugadores más infravalorados de la historia de la NBA. Pese a todo lo que hizo, pese a que fue un adelantado a su tiempo, pese a que era realmente bueno y hacía ganar a sus equipos, no está en las listas de mejores bases de la historia.

Es el segundo máximo asistente de la historia de la liga (solo por detrás de John Stockton) con 12.091 asistencias en su carrera (8.7 de media). Lideró a New Jersey Nets a dos Finales de la NBA y fue clave en el anillo de Dallas Mavericks en 2011 (aunque ya con un rol secundario de base vetarano que controla el juego y clava los triples en los momentos clave).

Así, uno de los mejores jugadores de los últimos tiempos, Ray Allen, ha querido alabar la figura del actual segundo técnico de Los Angeles Lakers con una anécdota que tuvo lugar cuando jugaron juntos en los Juegos Olímpicos de Sidney 2000 (Oro para Estados Unidos):

"Estábamos jugando en los Juegos. J-Kidd tenía la pelota y yo estaba corriendo la cancha, y era consciente de que no tenía la pelota. Corrí a un lugar tratando de mantener el espacio correcto, y lo siguiente que sé es que Kidd me lanza un pase cruzado sin mirar, y me quedo completamente loco. Estaba completamente abierto. Y la clavé el triple. Entonces me pongo a pensar que qué demonios acaba de suceder. J Kidd me hizo abrirme. Me encontró cuando ni siquiera yo me había encontrado. Así de genial era como pasador".

Comentarios recientes