La historia de superación de Clint Capela: del orfanato a la NBA

El actual pívot de los Hawks vivió una infancia muy complicada, lo que le otorgó una mentalidad a prueba de bombas que le llevó a la mejor liga del mundo

Clint Capela saluda al público, en su etapa en los Houston Rockets
Clint Capela saluda al público, en su etapa en los Houston Rockets

Si hace unos días repasábamos la historia de Steven Adams, hoy vamos a hablar de otro de los mejores pívots que hay actualmente en la NBA: el suizo Clint Capela. El jugador de los Atlanta Hawks nació en Ginebra el 18 de mayo de 1994. Cualquiera podría pensar que la suya es la historia del hijo de inmigrantes africanos que tiene suerte y vive acomodado en un país como Suiza, lo que facilita su llegada a la NBA, pero ni mucho menos es así.

Steven Adams, la vuelta a los orígenes del granjero de la NBA con 17 hermanos

Steven Adams, la vuelta a los orígenes del granjero de la NBA con 17 hermanos

Descubrimos la increíble historia familiar de uno de los pívots más dominantes de la NBA, al que el baloncesto le salvó la vida.

Seguir leyendo

Clint es el más pequeño de tres hermanos. Su madre emigró en primer lugar a Roma, donde intentó encontrar trabajo de actriz. Philomene, que así se llama su madre, conoció al padre de su primer hijo en Italia y juntos empezaron una nueva vida en Suiza, pero la felicidad duró poco. Esta unión no fue fructífera y unos años más tarde conociera a otro hombre, el padre de Clint y de su otro hermano, Landry, que siempre ha sido alguien fundamental en la vida del exjugador de los Rockets.

Aquí es donde empieza la historia de superación de Clint. Su padre les abandonó cuando eran unos niños y no volvieron a saber más de él. Philomene no podía mantener a sus hijos, por lo que decidió dejar que crecieran en un orfanato. Esta casa de acogida en la que vivieron su infancia los hermanos Capela se llama Pierre Grish y Clint demostró desde el primer momento que era un niño diferente al resto.

Desde muy pequeño era mucho más alto que los chicos de su edad y también más inteligente. El joven Clint sacaba muy buenas notas y destacaba en otros deportes como el fútbol, hasta que un amigo le enseñó el deporte del baloncesto.

Su hermano fue expulsado del centro y tuvo que cuidarse por sí mismo

Al contrario que el jugador de los Hawks, Landry era un chico muy revoltoso, por lo que fue expulsado del centro. Clint tuvo que madurar muy rápido y demostró que tenía la cabeza muy fría, lo que le ayudó a crecer en todos los aspectos de la vida. En su mente estaba la certeza de que si su comportamiento era bueno podría volver a casa con su familia.

Cuando tenía 12 años volvió a reunirse con su hermano Landry en otro orfanato y juntos empezaron a descubrir de verdad el baloncesto. Clint destacó desde pequeño, por lo que Landry centró todos sus esfuerzos en ayudarle a llegar lo más alto posible.

El ídolo de ambos era Thabo Sefolosha, primer jugador suizo en jugar en la NBA, pero siempre intentaba imitar los movimientos de Allen Iverson, algo complicado debido a su envergadura. Con 14 años ya fue seleccionado para la selección sub-16 de Suiza y sus compañeros le enseñaron como jugaba un hombre que años más tarde sería su compañero: Dwight Howard.

“Superman” se convirtió en el espejo en el que mirarse y se pueden observar muchas de las características del actual pívot de los Lakers en Capela. Incluso tiene la misma dificultad que Howard para tirar tiros libres. El suizo se presentó al draft de 2014 y fue seleccionado por los Houston Rockets. El resto ya es historia conocida de un hombre que tuvo que mantener siempre los pies en la tierra para conseguir todos sus sueños.

Comentarios recientes