La asombrosa actuación del hijo de Manute Bol que ilusiona a la NBA

A sus 20 años, Bol Bol debutó con los Denver Nuggets e hizo gala de un juego impresionante que puede convertirle en futura estrella de la liga.

Bol Bol, cómo juega el hijo de Manute Bol. Foto: gettyimages
Bol Bol, cómo juega el hijo de Manute Bol. Foto: gettyimages

La vida siempre da sorpresas, incluso en los momentos complicados, y Bol Bol es la prueba de ello. En el primer día de baloncesto NBA desde que la pandemia mundial por coronavirus hiciera añicos todas las previsiones deportivas, el hijo del mítico Manute Bol ha hecho soñar a todos los aficionados a este deporte con una demostración de talento y poderío tan inesperada como chocante. Con 20 años y un físico imponente, midiendo 2,18m de estatura, el joven sudanés ha tenido un debut soñado en la NBA y ya son muchos los que esperan una eclosión próxima de este joven talento.

Nacido en Jartum y desplaza a Estados Unidos como refugiados políticos junto a su familia, Bol Bol empezó a jugar al baloncesto a los cuatro años, aunque lo hizo con especial seriedad a partir de los siete. Su físico pronto se desarrolló de una manera muy asimilable a la de su padre, Manute Bol, uno de los jugadores más altos en la historia de la NBA. Pasó por cuatro institutos de cuatro Estados diferentes, haciendo gala de una habilidad innata para dominar la pintura. Su gran debilidad ha sido el físico, al igual que ocurría con su padre.

La lista de jugadores más altos de la historia de la NBA

La lista de jugadores más altos de la historia de la NBA

Os presentamos a los hombres que han conseguido jugar en la mejor liga del mundo de baloncesto con una estatura descomunal

Seguir leyendo

Su fisonomía poco musculada y unos problemas de tobillo que llevan tiempo martirizándole, llevaron a Bol a desarrollar un tiro de tres muy efectivo, pero mermaron las previsiones de su progresión y la confianza de las franquicias NBA cuando fue drafteado. Vivió una etapa universitaria de un solo año, en la Universidad de Oregon, después de la cual dio el salto a la NBA en unas condiciones mucho menos glamourosas de las esperadas. Seleccionado por Miami Heat en la segunda ronda, posición 44 global, y transferido pocas horas después a Denver Nuggets , firmó un contrato dual que tan solo le permite pasar 45 días al año junto al equipo NBA, teniendo que buscar minutos y progresión en la G-League.

Al no tener los de Colorado un equipo filial de su propiedad, Bol recaló en Windy City Bulls, donde el trabajo no ha sido tan específico como habría cabido esperar. Aún y así, eran muchos los que señalaban que había mejorado notablemente a nivel físico y, con ello, su nivel. Parece haberse confirmado en el primer amistoso de la reanudación de la liga, en el que Mike Malone le dio minutos y el sudanés superó las expectativas, firmando 16 puntos, 10 rebotes y 6 tapones. Fue una exhibición de poder de las que no se recuerdan en un debutante y sirve para situarle en el disparadero y el foco mediático.

Consumado taponador (2,7 de promedio en la NCAA) y experto en el pick&roll, su mejora en el lanzamiento de tres le otorga un peligro para sus rivales, tal y como desgrana el informe de scouting elaborado por Hoopshype. Parece evidente que su margen de mejora se centra en adquirir musculatura y potencia para poder luchar contra pívots pesados en la zona, así como en su inteligencia sobre la pista. Suele cometer faltas en ataques en los bloqueos ya que necesita seguir mejorando su ritmo de pies y visión global de la pista, pero nadie duda que con sus condiciones naturales, puede erigirse en un jugador de futuro esplendoroso. Bol Bol está lista para dar el salto a la élite y no quiere postergar más su eclosión. El mejor homenaje posible a Manute Bol puede venir dado por su hijo, que amplíe el legado del sudanés en la NBA.

Comentarios recientes