Mason Plumlee y la novatada de Kevin Garnett

El actual jugador de Portland Trail Blazers recuerda un curioso capítulo de su año rookie en el que fue la víctima de una de las tan habituales novatadas en la NBA.

Hablar de Kevin Garnett es hacerlo de una de las figuras más carismáticas de la NBA de las últimas dos décadas. Su nombre es el centro de un sin fin de historias y leyendas, tanto dentro como fuera de las canchas de la mejor liga de baloncesto del mundo.

Veinte años después de su debut en la competición y con su carrera dando los últimos coletazos de vida, las anécdotas que presentan al ala-pívot como el gran protagonista siguen siendo la comidilla de los más estudiosos del tema y son muchas las que siguen saliendo a la luz a día de hoy, desconocidas por la gran mayoría de los aficionados. La última es hacerse eco en los medios de comunicación tiene como protagonista, o más bien como víctima, al actual jugador de Portland Trail Blazers, Mason Plumlee.

El pequeño de los Plumlee (su hermano mayor, Miles, juega en Milwaukee) fue seleccionado en la 22ª segunda posición del Draft de 2013 por unos Brooklyn Nets que, esa misma noche, se hicieron con los servicios de Kevin Garnett en un traspaso con Boston que incluyó también a Paul Pierce y Jason Terry.

A Mason le tocó la difícil papeleta de hacer su debut en la liga como el único jugador de la plantilla que no alcanzaba los 25 años de edad y en la que estaban presentes, a su vez, viejos rockeros y perros de presa como lo son Garnett y Pierce.

En una entrevista televisiva, Plumlee habló sobre sus inicios en la liga en aquel no tan lejano 2013 y recordó, entre risas y una gran dosis de humor, un capítulo en el que vivió en sus propias carnes lo que significa ser novato en la NBA. Durante un viaje con el equipo, Mason pidió un pastel de cangrejo a la azafata. Ante este hecho, Garnett se sintió ofendido y le dio el plato de Plumlee a su compañero Reggie Evans mientras replicaba que "los veteranos tienen preferencia."

Sobra decir que el jugador tuvo que asumir la decisión de K.G. sin ningún tipo de miramientos.

Comentarios recientes