Caron Butler cuenta cómo vivió el incidente de las pistolas entre Arenas y Crittenton

Relata en primera persona cómo se vivió en el vestuario el lamentable episodio acontecido en el vestuario de los Wizards en diciembre de 2009.

Nadie ha olvidado el desagradable 'incidente de las pistolas' entre los ex jugadores de la NBA Gilbert Arenas y Javaris Crittenton, acontecido en el mes de diciembre del año 2009 en el vestuario de los Washington Wizards. Caron Butler, por aquel entonces jugador del equipo capitalino, ha hablado de cómo vivió aquel momento junto a sus compañeros y entrenadores y de cómo por un momento la situación le transportó a su conflictiva infancia, cuando llegó "a jugar con pistolas".

El veterano jugador de los Sacramento Kings ha escrito una obra autobiográfica que está siendo muy aplaudida por la crítica. En Tuff Juice, Butler cuenta cómo pasó de ser un joven conflictivo a convertirse en un jugador profesional de baloncesto, y en un capítulo trata el tema de aquél sonado incidente entre sus entonces compañeros Arenas y Crittenton.

"Entré en el vestuario y sentí que había vuelto a mis días en las calles de Racine. Gilbert estaba de pie, justo delante de sus dos taquillas -una era la que había usado Michael Jordan durante su estancia en los Wizards-, y tenía cuatro pistolas. Javaris estaba de de espaldas a Gilbert.

Al parecer Crittenton debía 1.100 dólares a Arenas de una apuesta desde hacía tiempo, y no parecía hacer ademán de pagárselos. La situación se tensó tanto que ambos acudieron al vestuario armados y dispuestos a responder cómo hiciera falta si la situación lo requería. ¿Un jugador con un contrato de 111 millones de dólares tiene que preocuparse de 1.100 dólares?

"Ey, hijo de puta, ven a elegir una de estas, voy a dispararte con la que quieras" soltó Arenas

"No es necesario, aquí tengo una" respondió Crittenton, mientras apuntaba a Arenas con su propia pistola, cargada.

Cuando entraron el resto de jugadores al vestuario y entendieron lo que estaba pasando, salieron corriendo y cerraron la puerta, dejando a los dos pistoleros dentro. Flip Saunders, por entonces entrenador de los Wizards, estaba tan asustado que no podía entrar"


Posteriormente, ambos fueron sancionados durante el resto de la temporada regular 2009-2010, y Arenas confesó que ninguna de sus cuatro armas estaba cargada en el momento del incidente. Crittenton sin embargo fue condenado el año pasado a 23 años de cárcel por el asesinato de una chica de 22 años, del que se declaró culpable.

Comentarios recientes