El CSKA Moscú acaba con su maldición europea

El equipo ruso vuelve a mandar en el continente europeo tras desperdiciar una renta de 21 puntos que amenazó con revivir a sus fantasmas del pasado.

Euroleague
Euroleague

Con mucho más sufrimiento del esperado, el CSKA Moscú ha roto su maldición particular en Euroliga después de vencer al Fenerbahçe en la gran final de Berlín.

El equipo ruso desperdició una renta de 21 puntos que hizo resucitar a sus fantasmas del pasado y envió el encuentro a una prórroga en la que Nando de Colo (22 puntos), MVP del torneo, dictó sentencia y dio al CSKA su séptimo título europeo.

Un maleficio que dio comienzo en 2009, apenas un año antes de proclamarse campeón ante el Maccabi Tel-Aviv en una edición del torneo celebrado en Madrid. En aquella ocasión, la cuadra rusa perdió en la final ante el Panathinaikos por un ajustado 73-71 para, un año después, caer en semifinales ante el FC Barcelona, a posteriori campeón de la competición, por un resultado de 64-54.

En 2012, el CSKA sufrió una de sus derrotas más dolorosas y crueles después de desperdiciar una renta de 19 puntos en los últimos doce minutos de la final ante el Olympiacos que concluyó con una canasta sobre la bocina de Printezis. Una situación calcada a la ocurrida en el día de hoy, aunque esta vez la fortuna si sonrió a los de Itoudis.

El conjunto griego volvería a cruzarse en el camino del CSKA en dos ocasiones más. En 2013, el Olympiacos vencería con facilidad en semifinales por un resultado de 52-69, resultado similar al acaecido en la edición de 2015 tras sufrir una nueva remontada liderada por Vassilis Spanoulis.

Entre ellas, el Maccabi Tel-Aviv ahondaría en la maldición rusa después de vencer en la semifinal de 2014 tras firmar un parcial final de 12-23 y cerrar el pase a la final por la mínima (67-68).

Comentarios recientes