Habrá séptimo partido tras una nueva exhibición de Cleveland Cavaliers

Los de Ohio, liderados por un enorme LeBron James que firmó 41 puntos, volvieron a ser muy superiores desde el salto inicial.

Cleveland Cavaliers estaba ante una oportunidad histórica de forzar el séptimo partido de Las Finales NBA y no la han desaprovechado, al vencer a unos impotentes Golden State Warriors por un claro 115-101. Una vez más, el líder de los de Ohio ha sido LeBron James, que ha firmado unos increíbles 41 puntos, 11 asistencias, 8 rebotes, 4 robos y 3 tapones.

Desde el mismo salto inicial Cleveland Cavaliers salió con el cuchillo entre los dientes, sabedores de que un arranque fuerte era clave. Y eso es lo que ocurrió. A Golden State Warriors le costó casi cinco minutos estrenar su casillero y cuando lo hicieron, los locales ya estaban con la moral por las nubes. En ataque los de Steve Kerr no circulaban bien el balón y fallaban casi todos sus tiros y el papel en defensa era aún más desastroso. Además, Stephen Curry cometía su segunda falta, algo rigurosa, y tenía que irse al banquillo. El resultado de 31-11 en estos primeros doce minutos dejaba claro que solo había un equipo sobre el parqué.

En los primeros minutos del segundo cuarto Golden State Wariors mejoró algo, pero no lo suficiente como para volver a meterse en el partido y la diferencia se estabilizó cerca de los 20 puntos. Pero con un 46-29 en el marcador llegó un parcial visitante de 0-9, que dejaba la cosa en un 46-38. Eso sí, Cleveland Cavaliers no se vino abajo y al descanso volvía a aumentar la renta hasta el 59-43.

Tras el paso por vestuarios Cleveland Cavaliers amenazó con romper definitivamente el partido, especialmente cuando en el marcador lucía un peligroso 70-46. Pero de nuevo Golden State Warriors se agarró al choque como pudo y con un tremendo parcial final de 10-0, con ocho puntos de Klay Thompson, el marcador quedó en un más que interesante 80-71 para afrontar los últimos doce minutos.

A Cleveland Cavaliers podían haberle entrado los miedos después de ir dominando con mucha comodidad, pero LeBron James se encargó de que no fuese así. "The King" se encargó de anotar diez puntos consecutivos para su equipo, que sirvieron para mantener a raya a Golden State. Además, la sexta falta de Curry, que se enfadó mucho y tiró el protector bucal al público, cerró definitivamente el partido a falta de cuatro minutos. El Quickens Loans Arena se convirtió en una fiesta hasta que sonó la bocina con el marcador de 115-101.

Ahora nos espera un emocionante y tenso séptimo partido, no apto para cardiacos, que se jugará el domingo en el Oracle Arena a las 02:00 hora española.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes