El Madison silenció la música durante la primera parte del Knicks-Warriors "para percibir la pureza del juego"

A menudo no caemos en la cuenta de que durante un partido de baloncesto, en un pabellón con miles de personas en las gradas y dos equipos compitiendo por la victoria, muchos de los sonidos puros y naturales que desprende este deporte se escapan al oído de los espectadores debido a los a veces cargantes y estridentes temas musicales que en muchos casos no cesan ni mientras corre el reloj de posesión.

Los New York Knicks han querido innovar en este aspecto y anoche durante la primera parte del encuentro que perdieron ante los Warriors (112-105) decidieron silenciar todos los efectos musicales del Madison Square Garden para que los asistentes pudieran escuchar de la forma más pura cómo suena un partido del mejor baloncesto del planeta. Tanto durante las presentaciones de los quintetos iniciales como durante los tiempos muertos algunos echaron de menos una melodía.

Parece que a Draymond Green no le gustó demasiado, y tras el partido no se mordió la lengua cuando los periodistas le preguntaron, y dijo que le había parecido "patético".

O quien sabe, quizás el D.J se encontraba indispuesto y alguien decidió echarle imaginación al asunto.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes