La pesadilla de los hermanos Hernangómez

Los hermanos Hernangómez, tras tener cada uno de ellos una prometedora temporada de rookie, lo están pasando muy mal en su segundo año en la NBA

La historia de los hermanos Hernangómez, dos jóvenes españoles en la NBA, ha pasado en apenas unos meses de cuento de hadas a pesadilla. Ambos aterrizaron en la mejor liga del mundo en el verano de 2016. Willy Hernangómez, el mayor, tras reventar en el Baloncesto Sevilla y hacer una muy buena campaña en el Real Madrid y Juancho Hernangómez, el más joven, tras ser el mejor joven de la ACB con la camiseta de Estudiantes.

Eran los nuevos Gasol: internacionales con España (Willy jugó los Juegos y el Europeo de Turquía y Juancho el Europeo), altos, inteligentes y resolutivos en la zona. Más allá de todo eso, y de las especulaciones, lo cierto es que ambos cuajaron temporadas muy buenas en sus respectivos debuts en la NBA. Willy, más experimentado, realizó una gran campaña acompañando a Porzingis en la zona de Nueva York. Juancho, tras un inicio complicado, se hizo con un hueco en la rotación de los Nuggets.

Sin embargo, un año después, todo a cambiado. Los números no mienten. Willy ha pasado de promediar 18,4 minutos , 8, 2 puntos y 7 rebotes por partido en la Gran Manzana a pedir ser traspasado por los Knicks por no contar para Jeff Hornacek. Ha llegado a Charlotte y, de momento, sigue sin rascar bola. Nada de nada para un pívot que el año pasado parecía que se iba a comer el mundo.

Juancho también ha visto como desaparece de la rotación de los Nuggets. Ha jugado este año tan sólo 21 partidos hasta la fecha, en los que ha promediado once minutos y tres puntos por choque. Su año de rookie, por contra, completó 62 encuentros, en los que llegó hasta los 13,6 minutos y 4,9 puntos.

Son jóvenes y la situación puede volver a cambiar para ellos, aunque seguramente este año no le están pasando nada bien. Son jugadores europeos, acostumbrados a jugar y a dominar en España, que llegan a una liga diferente, que logran adaptarse, que lo están haciendo bien, y de repente dejan de jugar. Pero, así de dura y de complicada es la NBA.

Peores números para los españoles excepto Mirotic

Nikola Mirotic, jugador de los Pelicans. Foto: @sportklub

Los hermanos Hernangómez no son los únicos que han visto como sus estadísticas se vienen abajo esta temporada en la NBA. El resto de españoles de la liga, excepto Mirotic, tienen peores números esta campaña que la pasada.

Pau Gasol, por ejemplo, ha pasado de promediar 12,4 puntos por partido a 10,7. Obviamente, a estas alturas de su carrera, se trata de un dato anecdótico para un Pau que es una pieza importante dentro de los Spurs de Popovic. Su hermano Marc, sufriendo una temporada muy mala de unos Grizzlies hundidos en la clasificación, ha bajado de 19,5 puntos a 17,7. José Calderón juega menos en los Cavs de lo que lo hizo en los Hawks el año pasado. Ricky Rubio anota un punto más (12 frente a 11) en los Jazz, pero reparte ¡cuatro asistencias menos por choque!. Ibaka ha pasado de anotar 14,8 puntos a 13.

Nikola Mirotic, que se pasó el verano trabajando, ha visto los frutos más allá de su complicado inicio de campaña. Promedia 16,3 puntos por partido frente a los 10,6 de la temporada anterior. Brutal el cambio del jugador de origen montenegrino, que poco a poco se está adaptando a su nuevo equipo, los Pelicans. Esta debacle española no ha pasado desapercibida en la NBA. Por primera vez en muchos años ningún jugador español ha participado en ningún evento del All Star.

Comentarios recientes