Los Lakers buscan al candidato ideal

Ya sin chances algunas de playoffs, en las oficinas de los angelinos empiezan a pensar quién comandará al equipo la próxima temporada

LeBron y Walton durante un partido de temporada regular. Foto: nba.com
LeBron y Walton durante un partido de temporada regular. Foto: nba.com

No fue la temporada esperada en Hollywood. La llegada de LeBron James a Los Angeles Lakers despertó una expectativa muy importante en la NBA, pero la pésima confección de la plantilla, las lesiones y el mal manejo de Luke Walton en el banquillo hicieron que a falta de cinco partidos el equipo se encuentre fuera de postemporada y con un LeBron más pendiente de “Space Jam 2” que de jugar.

Justamente Walton parece ser el principal candidato a pagar los platos rotos por la mala temporada. El ex jugador de los Lakers tomó el control en 2016 tras despuntar como asistente de Steve Kerr en los Warriors, dónde lideró al equipo al mejor comienzo de la historia de la NBA mientras Kerr estaba de baja.

Sin embargo, su incapacidad de transmitir ese éxito a una franquicia llena de jóvenes, la falta de pizarra en los momentos claves y la nula identidad que ha adquirido el equipo bajo su tutela hizo que ni LeBron James pueda llevarlos a los playoffs.

Con Walton más fuera que dentro, el banquillo de los Lakers será el más codiciado por todos los entrenadores que están en el paro. Un mercado grande, el mejor jugador del mundo, un equipo plagado de jóvenes y espacio salarial para traer un par de estrellas hace que los nombres no dejen de surgir.

Walton durante su feliz etapa en Warriors. Foto: nba.com

En el siguiente artículo, la idea es analizar a los cuatro entrenadores que más ha sonado en la prensa estadounidense para reemplazar a Walton y que le puede dar cada uno a una de las franquicias más laureadas de la NBA, además de otros nombres que pueden aparecer en el radar.

Tyronn Lue: El primer candidato que ha sonado es ni más ni menos que Tyronn Lue. El ex Lakers como jugador y Cavaliers como entrenador fue despedido a comienzos de esta temporada y más allá de su cuestionable fama como entrenador, fue el único en dirigir a unos Cavaliers campeones.

Su balance como entrenador es 128-83 y en playoffs de 41-20 con un anillo de campeón y tres viajes a las Finales NBA. Bajo su mando (o su libertad) LeBron James mostró su lado más dominante y un reencuentro en LA no suena descabellado.

Jason Kidd: El Hall of Fame como jugador todavía no pudo mostrar su mejor versión en los banquillos, ya que ni en Brooklyn ni en Milwaukee fue capaz de generar un equipo contender pese a su indiscutible IQ a la hora del baloncesto.

Su balance es negativo tanto en temporada regular (183-190) como en playoffs (9-15). Despedido por los Bucks a mitad de la pasada campaña, su cartel brilla más por lo que fue dentro de la cancha que en los banquillos, aunque con los Lakers tendría su primera oportunidad real de llegar a unas Finales como coach.

Mark Jackson: El candidato principal a todos los banquillos disponibles desde que fue despedido sorpresivamente por los Warriors en 2014. No les salió mal ya que Steve Kerr batió todos los records, pero que Jackson no haya tenido otra chance NBA aun sorprende.

Siendo uno de los mejores bases de la década del 90, el récord de Jackson como entrenador es de 121-109, con dos entradas a playoffs terminadas en un 9-10 a lo largo de tres temporadas a cargo de Golden State. No es el favorito principal pero no hay que descartarlo en absoluto.

Rick Carlisle: La última y más improbable opción (además del único con trabajo actualmente) tomó fuerza la semana pasada, cuando se filtró que los Lakers estaban muy interesados en el mítico entrenador de los Mavericks, Rick Carlisle.

El ex Indiana tiene casi dos décadas al frente de equipos NBA y su palmarés marca un anillo y varias apariciones en playoffs. En temporada regular su balance es de 748-624, mientras que en playoffs es de 58-62. Si se pone a tiro de los angelinos y desea salir de Dallas, la pizarra y seriedad de Carlisle puede devolver a los Lakers a los primeros planos.

Carlisle dirige actualmente a los Mavs de Doncic. Foto: nba.com

Algunos otros candidatos que podrían sonar para los Lakers son:

Derek Fisher: Actualmente vinculado a los Lakers, uno de los mejores laderos de Kobe suena por su peso propio pese a su mal paso por Knicks. Su récord es de 40-96.

Monty Williams: El ex Hornets hoy es entrenador asistente de Brett Brown en los 76ers, pero tiene un buen cartel en la liga. Su balance es de 173-221 dirigiendo durante cinco temporadas a New Orleans, con dos viajes a playoffs.

Jeff Hornacek: Tras un paso bastante auspicioso en Phoenix, incluyendo una temporada de 48 victorias que no tuvo playoffs, la leyenda de los Jazz fue otro de los que sufrió a los Knicks de esta década. 161-216 es su bagaje completo como coach.

Frank Vogel: Vogel puede ser uno de los tapados, ya que es un entrenador con buen andar en la liga y que le puede dar una identidad a los angelinos. En siete campañas como coach entre Indiana y Orlando sus números marcan 304-291 en temporada regular y 31-30 en playoffs, incluyendo

Vogel durante su etapa en Orlando. Foto: nba.com

Jeff Van Gundy: El entrenador sustituto del Team USA está fuera de los banquillos NBA desde 2007, ya que se dedicó al análisis televisivo, pero su éxito en las Eliminatorias Americanas y la falta de competencia del Team USA hasta el 2020 hacen que sea un candidato a considerar.

En 11 temporadas NBA tiene un registro de 430-318, además de un 44-44 en playoffs y un viaje a las Finales con los Knicks en 1999.

Stan Van Gundy: El mayor de los Van Gundy viene de un paso poco productivo en Detroit, pero es otro nombre en el radar. En 12 años dirigiendo en la NBA tiene 523 victorias y 384 derrotas, con un 48-43 en playoffs y unas Finales perdidas mientras dirigía a Orlando, justamente ante Lakers.

Lionel Hollins: El último candidato a analizar es otro que está fuera de la liga hace bastante, pero que supo gozar de un gran nombre. Con pasos por Memphis y Brooklyn dirigió durante nueve temporadas en la liga, con un 262-272 en temporada regular y un 20-21 en playoffs. El “grit and grind” no encaja con estos Lakers, pero la disciplina defensiva de Hollins puede ser bienvenida en LA.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes