Luka Doncic, mucho más que unos números prodigiosos

El esloveno lidera la NBA en estadísticas históricas y tiene una facilidad innata para hacer números, pero su relevancia en el juego va más allá.

Luka Doncic y estadísticas inolvidables. Foto: gettyimages
Luka Doncic y estadísticas inolvidables. Foto: gettyimages

Las estadísticas son un gran termómetro del rendimiento de un jugador de baloncesto y en la NBA se cuidan con extremo mimo al considerarse vitales para valorar su rendimiento y potencial, pero hay jugadores que están muy por encima de lo que pueden aportar unos números. Luka Doncic es uno de ellos. El esloveno bate récords de precocidad y grandeza en la liga con suma facilidad, pero también con la sensación de que esos récords caen como fruta madura y no fuerza ni lo más mínimo para conseguirlo. El jugador franquicia de los Dallas Mavericks asombra cada día en su segundo año y su nombre se codea con leyendas de la historia de la competición.

Su memorable encuentro ante Sacramento Kings con 34 puntos, 20 rebotes y 12 asistencias es mucho más lo que muestran las estadísticas, por muy brillantes que sean. Luka asumió el mando de su equipo sin forzar, seleccionó bien los tiros y trató de involucrar lo máximo posible a sus compañeros. Es consciente de que la posición de su equipo es complicada de cambiar y de que necesitará a todos sus compañeros enchufados de cara a los playoffs. Quizá muchos se conformen con ver a los tejanos en séptima posición y continuar con el proceso de reconstrucción en torno al esloveno, pero él aspira a la gloria ya porque no entiende de medias tintas.

De espíritu ganador indomable, Doncic está teniendo la inteligencia de no asumir tantos tiros en los momentos cumbre, amasando balón para abrir huecos y ofrecer la posibilidad a hombres como Hardaway o Finney-Smith de sentirse importantes en momentos cumbre. Que un base capture 20 rebotes no es normal, pero en su caso parece algo natural a tenor de su clarividencia táctica e implicación defensiva, un aspecto que en ocasiones se infravalora de manera injusta.

Ya es el jugador con más triples-dobles realizados esta temporada, con 16, y se convirtió en el hombre más joven en lograr un triple-dobles de más de 30 puntos, 20 rebotes y 10 asistencias en toda la historia de la NBA. Si algo llama la atención también es que su nombre se codee ya a nivel estadísticos con algunos como el de Kareem Abdul-Jabbar. Y es que Luka Doncic se convirtió en el primer jugador en los últimos 44 años que alcanza en un partido 34 puntos, 20 rebotes, 12 asistencias y 2 tapones. Lo hizo el mítico pívot cuando tenía 29 años y era una estrella más que consolidada en la NBA. El esloveno promedia 29 puntos, 9,5 rebotes y 8,8 asistencias, pudiéndose quedar muy cerca del triple-doble de media si sigue haciendo estos números.

Comentarios recientes