¿Qué ocurre con Marc Gasol? Las claves de su bajo rendimiento

El pívot español completó una de sus peores actuaciones con la camiseta de Toronto Raptors en el segundo partido de la serie ante Brooklyn Nets.

Marc Gasol
Marc Gasol

En Toronto vuelven a soñar con el campeonato. Los Raptors han comenzado los playoffs con solvencia y dos victorias ante los Brooklyn Nets que ratifican su condición de contender. No sólo eso, sino que su solidez y trabajo colectivo los erige como el equipo más en forma y peligroso de la burbuja.

Este rendimiento coral presenta una gran virtud: mantiene el nivel de juego prácticamente inalterable cuando alguna de sus piezas rinde por debajo de sus prestaciones habituales. Eso es, precisamente, lo que está ocurriendo con Marc Gasol.

Mientras el resto de sus compañeros sonríe, el internacional español no ha podido esconder su frustración e impotencia. Marc completó este miércoles uno de sus peores partidos con la camiseta de los Raptors. Semblante serio en el banquillo, hasta el punto de no celebrar las canastas de sus compañeros. Su participación se limitó a tan sólo 17 minutos después de formar parte del quinteto inicial. En ellos sumó cuatro rebotes y dos asistencias, pero se fue de vacío en el aspecto anotador al no lograr ni un solo punto. Además, registró tres pérdidas de balón y presentó un diferencial en pista de -13, el peor de todo el equipo.

Esta actuación coincidió con el despegar de unos Nets que, en un cerrar y abrir de ojos, dispusieron de rentas a su favor superiores a los diez puntos. Su rival de marca, Jarrett Allen, se dio un auténtico festín durante dicho tiempo para finalizar el partido con un doble-doble de 14 puntos y 15 rebotes, además de repartir cinco asistencias y colocar tres tapones. Sin embargo, Gasol presenció una cantidad sustancial de minutos desde el banquillo y Nick Nurse apostó por Serge Ibaka, un perfil más físico y móvil. Incluso Pascal Siakam se desplazó al puesto de '5' de manera muy puntual.

La explicación a este reemplazo tiene su origen en el planteamiento de Jacque Vaughn. Conocedor del peligro en transición de los Raptors, el técnico ha optado por un posicionamiento en pista que permita realizar un rápido balance defensivo en caso de error en el lanzamiento. Esto también significa una mayor apuesta por el juego exterior, donde la defensa de Marc pierde eficacia y velocidad. Por si fuera poco, las veces en las que Allen atacó la pintura se impuso al español, neutralizando gran parte de su valor defensivo.

Así, el impresionante cambio físico protagonizado por Marc Gasol durante el paréntesis competitivo no ha supuesto una verdadera transformación en su juego ni en su importancia en el sistema de Nick Nurse. Al menos de momento. Su versatilidad, defensa interior, visión de juego e inteligencia en pista servirán, tarde o temprano, a los intereses de los Raptors. Así fue en el Game 1. Y así será en las sucesivas rondas que, presumiblemente, les quedan por delante.

Comentarios recientes