El desastre de Los Angeles Lakers adquiere niveles preocupantes

El equipo angelino sigue sin carburar y sucumbió ante unos Phoenix Suns que supieron aprovechar la inconsistencia táctica de las veteranas estrellas.

Los Angeles Lakers caen ante Phoenix Suns. Foto: gettyimages
Los Angeles Lakers caen ante Phoenix Suns. Foto: gettyimages

Una derrota más, una demostración aún más poderosa de que algo está fallando y de que quizá el tiempo no sea la única medicina para un mal multiorgánico. Los Angeles Lakers ofrecieron brotes verdes en algunos momentos de su duelo contra Phoenix Suns y demostraron carácter competitivo al amagar una reacción en el último cuarto, pero la losa que arrastraban de unos caóticos segundo y tercer parciales fue demasiado pesada. La rotación no funciona, la pelota no se mueve con prestancia y ni siquiera un notable acierto desde el triple, como fueron el 44,1% que firmaron esta madrugada, puede compensar los problemas defensivos de un equipo que no sabe a lo que juega.

Frank Vogel no encuentra la manera de encontrar acomodo a las nuevas piezas y Lebron James no está teniendo la capacidad para organizar un desaguisado absoluto, en el que Russell Westbrook vuelve a tirar por la calle de en medio haciendo buenos números (se quedó a 1 asistencia del triple-doble), pero con nula repercusión a nivel colectivo. El único argumento ofensivo son jugadas individuales y esperar milagros, mientras que desde el banquillo, Bradley y Rondo no aportaron la solvencia defensiva esperada y solo Carmelo Anthony cumplió con su cometido, anotando 16 puntos. Todo lo contrario ocurre en Phoenix Suns, con un estilo muy marcado y unos automatismos evidentes en el equipo.

Lakers presentó un parcial negativo de -30 puntos en el segundo y tercer cuarto

Los de Arizona dieron mucho peso a su quinteto titular, que aglutinó la inmensa mayoría de minutos en cancha. y contaron con tres jugadores por encima de los 20 puntos. DeAndre Ayton abusó en el rebote de los Lakers, capturando 15 y anotando 8 puntos, mientras abría espacios para que Devin Booker y Mikal Bridges disfrutaran. Especialmente notable fue el partido de un inspiradísimo Chris Paul, con 23 puntos y 14 rebotes, que volvió a dar una lección de juego a unos Lakers perdidos y sin rumbo. Deben reaccionar pronto y Vogel tiene la responsabilidad de encontrar la manera de que todas las piezas encajen, porque si no el cúmulo de decepciones puede ser demasiado grande.

Comentarios recientes