En pocas palabras

Windows le cuesta el descenso a tercera división a un equipo alemán

Jacobo León | 31 Mar 2015 | 11:04
facebook twitter whatsapp Comentarios

Sorprendente la historia que le ha costado el descenso a la Pro-B (tercera división) al Paderborn Baskets alemán.

Hace dos semanas, el Paderborn y el Chemnitz Niners se enfrentaban en un partido vital para los locales en su intención de eludir el descenso de categoría. El encuentro, programado para las 19:30 horas, terminó arrancando 25 minutos más tarde a consecuencia de una mala jugada por parte del ordenador encargado de controlar el marcador.

El sistema falló, lo que obligó a los encargados del equipo a reiniciarlo. En ese preciso momento, el ordenador comenzó a instalar las odiosas actualizaciones de Windows, en un proceso eterno por momentos que retrasó el partido 10 minutos más de lo establecido en la normativa.

A pesar de vencer por 69-62, el equipo rival reclamó y la liga le dio la razón, por lo que el Paderborn fue sancionado con la derrota y un punto menos en la clasificación. Un punto que, finalmente, le ha salido caro. En las restantes cuatro jornadas, el conjunto alemán solo pudo sumar una victoria confirmando, así, su descenso. Lo más duro de todo está en que, de no haber sido sancionado, el Paderborn Baskets hubiera asegurado su permanencia en la Pro-A.