El día en que Kobe Bryant firmó el principio del fin de su carrera

Mike D'Antoni, entrenador de los Lakers entre 2012 y 2014, confirmó que Kobe se negó a descansar durante los días previos a su grave lesión en el tendón de Aquiles.

La ética de trabajo de Kobe Bryant y su exacerbada competitividad se han ganado por méritos propios un capítulo aparte en la historia moderna de la NBA. Si bien ha sido su actitud de constante superación y negativa rotunda al fracaso la que ha impulsado su éxito en la liga, la misma también se ha encargado, a última instancia, de provocar el principio del fin de su carrera.

En una reciente entrevista para ESPN, Mike D'Antoni, entrenador de Los Ángeles Lakers entre 2012 y 2014, fue el encargado de sacar a la luz una anécdota en la que explica cómo la tozudez del escolta provocó las lesión que ha terminado, finalmente, por adelantar el adiós de Kobe a las canchas de la liga.

El 13 de abril de 2013, el tendón de Aquiles del jugador dijo basta tras disputar 274 minutos de los 288 posibles durante una serie de siete partidos consecutivos que desencadenó en una lesión cuya recuperación se prolongó durante ocho meses. Crónica de una muerte anunciada pues, al parecer, Kobe llevaba arrastrando molestias en la zona durante varias semanas. Sorprendentemente, esta elevada carga de minutos no fue a consecuencia de D'Antoni sino de la decisión personal del propio jugador.

"No hubo forma de hacerle entrar en razón", admitió D'Antoni. "Incluso en un momento dado hablé con Mitch Kupchak [GM de los Lakers] y le dije: 'Mitch, él no puede seguir a este ritmo. Tiene que asimilar que no puede estar tantos minutos en pista'. Pero no pudimos conseguir que lo dejara. Lo intentamos. Recuerdo que en diferentes ocasiones me dijo: 'Mike, cuando esté cansado ya te lo diré'. Y así fue. No quería iniciar una discusión con él delante de 19.000 personas, y eso es lo que hubiera pasado si lo hubiera querido sacar del partido."

Los propios componentes de la plantilla y el cuerpo técnico de los Lakers eran conscientes de la gran carga de trabajo a la que estaba siendo sometido el escolta, pero el mismo se negó a seguir los consejos en su afán por hacer mas competitivo a su equipo.

Como consecuencia, los Lakers serían barridos en primera ronda de los Playoffs por San Antonio Spurs tras sumar 45 victorias durante la fase regular. Por su parte, D'Antoni reconoció, obviamente, sentir remordimientos por 'permitir' la abusiva aglomeración de minutos de Kobe pese a que la decisión no parecía estar en sus manos.

"Si supiéramos que la situación iba a acabar así obviamente hubiéramos echado el freno. Pero es algo que nunca se puede saber. Una vez más, para bien o para mal, Kobe tuvo la última palabra."

Solo han pasado tres años desde entonces pero el reparto de los minutos entre las principales estrellas de la liga ha seguido un camino mucho más inteligente y restrictivo y es difícil imaginar a un jugador negándose a descansar cuando su entrenador se lo ordena. Cómo bien recalcó Mike D'Antoni, para bien o para mal, Kobe Bryant ha sido, es y será, siempre, Kobe Bryant.

Comentarios recientes