Buddy Hield, el francotirador del baloncesto universitario

El bahameño, que apunta a top 5 del Draft 2016, fue el principal responsable de llevar a Oklahoma Sooners a la Final Four de la NCAA.

Seguimos con el repaso de las estrellas del próximo Draft 2016 y hoy le toca el turno a uno de los mejores killers del baloncesto universitario, Buddy Hield. El ex de Oklahoma Sooners se presenta como una elección ideal para cualquier equipo que necesite un anotador desde el primer momento y por eso, tiene muchas opciones de ser top-5.

Lo primero que llama la atención en Buddy Hield es que ha completado su ciclo universitario, algo muy poco habitual en el baloncesto hoy en día. Y su decisión parece haber sido la correcta, ya que año a año ha evolucionado considerablemente. Especialmente, en este último año, en el que ha pasado de promediar 17,4 puntos a hacer 25 por noche. No es algo habitual mejorar tanto a esas edades, lo que demuestra que estamos ante un jugador con gran capacidad de aprendizaje y muy buena ética de trabajo, lo que suele ser garantía de éxito.

Como hemos dicho, ha promediado 25 puntos por partido este año en la NCAA, lo que deja bien claro la tremenda facilidad anotadora que atesora Hield. Además, es capaz de producir esos puntos de muchas maneras posibles, lo que le convierte en un jugador muy difícil de defender.

Posiblemente estemos ante uno de los mejores lanzadores exteriores que se presentan a este Draft 2016. Su rango de tiro es muy amplio y su efectividad desde el triple es tremenda. Este año ha promediado un 45,7% de acierto, un porcentaje muy bueno teniendo en cuenta que ha lanzado 8,7 triples por partido, de los que anotaba cuatro.

Pese a no ser muy alto, Buddy Hield también ayuda a su equipo en la labor reboteadora. Este año ha promediado 5,7 por partido. En asistencias, aunque no es su punto fuerte, también ha demostrado una cierta habilidad, al promediar este año 2 por partido.

Además, su capacidad defensiva es muy buena y también ha sido uno de los pilares de los Sooners en la parte de atrás. Posee muy buenos movimiento defensivos laterales y tiene una buena intuición a la hora de interrumpir las líneas de pase para robar el balón. En todos sus años universitarios ha promediado más de 1,1 robo por partido.

Por contra, hay un aspecto que los ojeadores de la NBA no acaban de ver claro y que le puede costar bajar algunos puestos en el Draft de 2016. Y eso que no acaba de convencer es su físico.

Buddy Hield mide 1,95, por lo que claramente tiene que desenvolverse en el puesto de escolta, e incluso en algunas ocasiones de base. Pero para eso, va a tener que mejorar sustancialmente su manejo de balón. En los últimos años ha evolucionado en este sentido, pero todavía no lo suficiente, como demuestran los 3,1 balones perdidos este año.

Lo que sí es seguro, es que si le dan la confianza necesaria, Buddy Hield va a hacer una muy buena carrera en la NBA. Quizá no para ser una gran estrella, pero si para ser un jugador que promedie por encima de los 15 puntos.

Comentarios recientes