La NCAA, más amenazada que nunca por el órdago de la NBA

El proyecto de equipo formado por jóvenes novatos que compite contra conjuntos de la G-League puede romper con el modelo y acabar con NCAA.

La NBA amenaza romper el monopolio de jóvenes de la NCAA. Foto: gettyimages
La NBA amenaza romper el monopolio de jóvenes de la NCAA. Foto: gettyimages

Evolucionar o morir. En esa línea de pensamiento se mueve la NBA desde hace mucho tiempo, buscando alternativas para elevar la competición a un estatus superior y romper con algunos problemas estructurales que perduran en su relación con la NCAA desde hace tiempo. Ciertas suspicacias sazonan la perspectiva de Adam Silver acerca de la transición de los jóvenes al baloncesto profesional. La dimensión mediática y comercial que ha alcanzado la competición universitaria es absolutamente incompatible con el objetivo primigenio de este modelo: proteger a los jugadores y darles una formación educativa. Los más prometedores pasan por la Universidad sin ningún tipo de exigencia académica e invierten tan solo un año antes de dar el salto a la NBA.

La pérdida de oportunidades académicas y una cierta falta de madurez en muchos aspectos al saltar al profesionalismo preocupan a la NBA, aunque mucho más lo hace las ingentes cantidades de dinero que se mueven en esta liga. Hay que tener en cuenta con el March Madness se ingresan 770 millones de dólares solo con los derechos televisivos y ningún jugador puede cobrar ni un solo dólar. Los pagos bajo cuerda para reclutar a los mejores son cada vez más frecuentes y el enriquecimiento exagerado de las universidades preocupa mucho a Adam Silver y su equipo. En los últimos tiemos ya ha habido proyectos de estrella que no estaban dispuestos a preparar su salto a la NBA sin cobrar nada, optando por la liga australiana, como es el caso de LaMelo Ball y Rj Hampton.

No es una opción la fuga de talentos para la NBA, que ha buscado una fórmula tan curiosa como ilusionante, la creación de lo que ya se conoce como Select Team. Dicho equipo estará formado por algunos de los mejores jugadores jóvenes que hayan decidido pasar de la NCAA y busquen un contrato suculento en el año previo a su salto al profesionalismo. Compartirán cancha con algunos otros jugadores experimentados en la liga que puedan asesorarles en diversos aspectos, así como con entrenadores afamados. Sam Mitchell, Brian Shaw y David Fitzdale suenan como los guias de un equipo que jugará amistosos contra conjuntos de la G-League así como frente a equipos regionales.

El objetivo es evidente. No meter presión competitiva a los jóvenes, dejar tiempo para que entrenen con personal muy cualificado y se reten entre sí, así como empezar a ingresar dinero y gestionar la fama antes del salto a la NBA. Habrá una gran expectación por seguir los pasos de un equipo que tendrá su base de operaciones en la Mamba Sports Academy (California), en mitad de un ecosistema de puro baloncesto con los mejores profesionales en todos los ámbitos. La firma de Jalen Green cobrando 500.000 dólares por temporada, incluyendo incentivos, es la clara muestra del órdago de la NBA y la necesidad de reacción del baloncesto universitario.

Jalen Green, otro que pasa de la NCAA: prefiere formarse en la Liga de Desarrollo

Jalen Green, otro que pasa de la NCAA: prefiere formarse en la Liga de Desarrollo

Seguir leyendo

La NCAA tiene a su favor el hecho de contar con una masa social enorme de seguidores, que se identifican más con su equipo universitario que con franquicias NBA incluso. Las audiencias de los partidos de esta competición son enormes y eso supone una fuerza muy importante. Sin embargo, los escándalos de sobornos derivados de la investigación federal al baloncesto universitario de hace años, que se cobró como gran responsable a Rick Pitino, otrora entrenador de la Universidad de Louisville, asi como la certeza de que los pagos bajo cuerda siguen, con el caso de James Wiseman esta misma temporada, suponen un gran lastre para una competición que tendrá que reinventarse si no quiere ver cómo los mejores desechan la posibilidad de enrolarse en sus equipos para jugar en el Select Team de la G-League.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes